Lima, Perú.- La Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) saludó la decisión del Ministerio de la Producción de fijar de una vez la fecha de inicio de la primera temporada de pesca de anchoveta y anchoveta blanca en la zona centro-norte del litoral peruano, la cual ha sido determinada para el 23 de abril. Con ello, Produce atiende las demandas del sector pesquero sobre los riesgos que representa la inminente llegada del fenómeno del Niño a nuestras costas, que dificultará la captura de dichos recursos pesqueros porque obliga a que la anchoveta migre hacia el sur, se pegue a la costa y vaya a zonas más profundas, en búsqueda de aguas de menor temperatura.

Como ha señalado el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) en un informe científico, las ondas Kelvin que se detectaron hace varias semanas se dirigen a las costas peruanas, lo que elevará las temperaturas y generará anomalías a lo largo del litoral desde abril, provocando el desplazamiento de los recursos vivos del mar, principalmente de la anchoveta.
 
La investigación del crucero de Imarpe aún sigue en proceso y se estima termine hacia el 15 de abril. En la medida que se espera un calentamiento del mar desde abril, ello puede afectar la medición, como ocurrió en el 2012. Es importante que la medición de Imarpe incluya las áreas costeras, ya que con el calentamiento del mar el recurso se pega a la costa.
 
Cabe resaltar que la fecha de 23 de abril está en el rango de los inicios regulares de la primera temporada de pesca. Por ejemplo, en el 2011 el crucero se realizó antes, con lo cual el 9 de marzo se emitió la resolución sobre el inicio de la primera temporada de pesca, que se fijó para el 1 de abril de ese año.
 
La SNP resalta la importancia de un saludable nivel de coordinación entre las autoridades nacionales y la empresa privada en beneficio del desarrollo y la sostenibilidad del sector pesquero, del que dependen 221 mil empleos directos e indirectos y es además el segundo generador de divisas para el país.
 
Finalmente, la SNP confía en que Imarpe y los entes que conforman el Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (ENFEN) continuarán monitoreando la evolución de la llegada de las ondas Kelvin y el consiguiente calentamiento del mar peruano con el fin de tomar medidas correctivas para evitar los efectos desastrosos de El Niño en 1982-1983 y 1998 en nuestra economía.