Lima, Perú (Diario Gestión).- El Oficial de Pesca y Acuicultura para América Latina y el Caribe de la FAO, Alejandro Flores, estuvo hace algunos días en Lima y conversó con Gestion.pe sobre la situación de la acuicultura en el Perú, la cual “tiene un potencial importante sin desarrollar y requieren de un mayor impulso” por parte del gobierno.

“La acuicultura es algo muy reciente en el Perú, y por otro lado en los últimos 20 a 30 años ha despegado la acuicultura en muchos otros sitios porque se han dado las condiciones ambientales paso al desarrollo de ciertas especies, cosa que no se dio en el Perú”, comentó.

Indicó que las condiciones climáticas del Perú impiden que se desarrollen especies como el salmón que es el producto estrella de Chile debido a lo frío de sus aguas, mientras que el langostino es un producto fuerte en Ecuador pero el Perú solo está en condiciones de producirlo solo en una franja del mar de Tumbes.

“Entonces se han venido desarrollando otras especies emergentes de manera muy importante en el Perú como es el caso de la concha de abanico que ha tenido un despegue muy importante a partir de que la tecnología se asimiló y las condiciones son propicias”, explicó el representante de la FAO.

Sin embargo, consideró necesario que el gobierno peruano, a través del Ministerio de la Producción, otorgue incentivos para un desarrollo de más inversiones acuícolas que aprovechen las oportunidades que ofrece el Perú.

“En todos lados se necesitan incentivos cuando se trata de fomentar una actividad”, subrayó.

Precisó que esos incentivos deben tener como objetivo principal mejorar la tecnología en la producción acuícola, así como dar a los inversionistas señales en estabilidad, reglas claras, simplificación administrativa y certeza jurídica.

“Creo que esos elementos ya se están dando en Perú pero seguramente falta mucho por hacer como en muchos otros países”, añadió.

Oportunidades
Flores indicó que los incentivos deben enfocarse en las especies que tienen espacio para crecer y dio como primer ejemplo a plantas marinas o macrofitas, ya sea a nivel de cultivo o industrialización porque dichos productos tienen un valor de mercado muy importante.

“También hay una especie muy importante donde hay espacio para seguir creciendo y es el paiche, si bien se han logrado avances en la tecnología de su cultivo todavía hay que afinar esa tecnología y asociar a los productores para la comercialización y darle valor añadido”, dijo.

En tercer lugar mencionó a la trucha arcoíris y en este caso se debe propiciar una reducción progresiva de huevo fértil de esta especie, las cuales provienen de Estados Unidos y Europa.

“Si bien se puede producir acá estos huevos fértiles su calidad es significativamente menor todavía, tal como ocurre en casi todos los países por eso se debe tener una mejor tecnología de reproducción para mejorar la calidad de las ovas de estos huevos”, anotó.