México.- El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), en conjunto con la Cooperativa Visión Mujer, impulsa la participación femenina en actividades de investigación, educación, trabajo comunitario y  desarrollo de nuevas alternativas de producción y  empleo para grupos vulnerables de comunidades pesqueras de Quintana Roo.

Con base en un convenio firmado con dicha Cooperativa, el organismo sectorizado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) ha capacitado a las integrantes de esta organización (en su mayoría esposas de pescadores y buzos) para el manejo de estanques de engorda de langostas juveniles, bajo condiciones de intemperie o semicontroladas.

En este proceso se están probando dietas artificiales, elaboradas a partir de la fauna de acompañamiento de camarón y/o desechos de la pesca comercial.

Los resultados de las integrantes de la Cooperativa en estos procedimientos, asesoradas por especialistas del Centro Regional de Investigación Pesquera del INAPESCA en Puerto Morelos, ha permitido el mejoramiento en el desarrollo de organismos y una reducción importante de la mortalidad de este crustáceo en confinamiento.

Asimismo, se promueven nuevas formas de autoempleo con la  elaboración de artesanías y empaques para joyería con base en desechos pet, así como bio-joyas, a partir de las escamas de pescado  y del exoesqueleto de las langostas mudadas durante el proceso de semicultivo.

Igualmente participan en el proyecto de elaboración de compostas a partir del uso de subproductos de la pesca, desechos domésticos y algas marinas, depositadas éstas últimas por el oleaje en las playas, y que comúnmente son consideradas como basura.

Conforme a este convenio, las mujeres trabajan en la preservación de plantas de la duna costera como el “Icaco” (Chrysobalanus icaco) y la “uva de mar” (Coccoloba uvifera), actualmente en riesgo de desaparición  por el crecimiento poblacional en la costa e ínsulas quintanarroenses.

La labor de estas mujeres ha contribuido  a la preservación y el cultivo de plantas de uso comestible y medicinal a través de la utilización de compostas producidas con desechos.

Con su participación, se logró establecer el primer vivero y huerto comunitario experimental, construido y consolidado con productos reciclables, ubicado en el traspatio de la Estación de Investigación Pesquera del INAPESCA en Isla Mujeres, Quintana Roo, el cual servirá como Centro de Referencia en Agricultura Orgánica para la capacitación de niños, jóvenes y adultos interesados en los procedimientos para la generación de huertos orgánicos familiares o escolares.

La actividad productiva de las mujeres de esta región de Quintana Roo, así como los objetivos alcanzados, han propiciado que diferentes instituciones de gobierno estatal y federal, al igual que organizaciones civiles nacionales e internacionales manifiesten su apoyo a la Cooperativa Visión Mujer para ampliar su cobertura y crecimiento en favor de las comunidades pesqueras.

De esta forma, el INAPESCA contribuye en la atención de grupos vulnerables y estimula la consolidación de nuevas propuestas productivas para el mejoramiento social.