Estrasburgo.- Los eurodiputados españoles del Partido Popular Europeo Francisco Millán Mon, Gabriel Mato, Santiago Fisas y Pablo Zalba han expresado su preocupación ante la  tramitación por parte de la Comisión Europea de la concesión de beneficios arancelarios a Filipinas en materia de pesca. En este sentido, denuncian que esto se lleve a cabo pese a que desde esta misma institución comunitaria se haya hecho una advertencia a dicho país como consecuencia de la vulneración de la legislación internacional en materia de pesca ilegal.

El Sistema de Preferencias Generalizadas que se está estudiando para Filipinas es una herramienta de la política comercial de la Unión Europea a través de la cual se ofrece a determinados productos de países en vías de desarrollo un arancel aduanero preferencial en relación con el aplicado.

Los cuatro eurodiputados populares consideran que esta situación no resulta coherente y que, además, puede resultar claramente lesiva para los intereses de los productores comunitarios españoles, en especial los gallegos. Por ello, han remitido a la Comisión Europea una pregunta parlamentaria con el fin de que el Ejecutivo comunitario se pronuncie sobre la viabilidad de una situación de este tipo, al mismo tiempo que le instan a que aclare si es compatible la aplicación de beneficios arancelarios con la vulneración de la normativa sobre pesca ilegal no declarada y no reglamentada.

Los representantes españoles preguntan a la Comisión si baraja la posibilidad de suspender los beneficios arancelarios para los productos de la pesca de Filipinas hasta que dicho país salga de la situación de la lista de países no cooperantes en su caso.

El eurodiputado y miembro de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo Francisco Millán Mon hace hincapié en que “resulta paradójico que la misma Comisión Europea que considera que Filipinas cumple los requisitos para obtener el Sistema de Preferencias Generalizadas haya advertido a Filipinas de la necesidad de tomar medidas para evitar la pesca ilegal no declarada y no documentada”.

En este sentido, añade que “sería absurdo que en los próximos meses, las importaciones de pescado y conservas de pescado de Filipinas entren en el mercado europeo con arancel cero, cuando la Comisaria de Pesca, María Damanaki, advirtió que podía verse obligada a suspender las importaciones de pescado procedentes de Filipinas”.

Por su parte, Gabriel Mato, también miembro de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, puntualiza que la posibilidad de mejora de los aranceles a Filipinas podría generar serios perjuicios a los pescadores españoles, al tratarse de uno de los mayores productores mundiales de conservas de atún, por lo que esta situación debe ser analizada con rigor antes de llevar a cabo cualquier medida en este sentido.

A su vez, recuerda que la advertencia hecha por la Comisión Europea a Filipinas es un asunto clave, teniendo en cuenta que desde Europa no se puede ignorar las actividades de pesca ilegal en esa región, ya  que la mitad del atún del Pacífico occidental se exporta a la UE.

Añade que actuaciones de este tipo ponen en riesgo la sostenibilidad de las pesquerías en Pacífico y en Europa y refrendan el aviso que los conserveros y atuneros de la UE vienen realizando desde hace tiempo  de las nefastas consecuencias para la supervivencia del sector de las ventajas arancelarias a sus principales competidores en el comercio atunero.

Los eurodiputados españoles del PP insisten en que sería necesaria una mayor coordinación pro parte de la Comisión Europea en este sentido, teniendo en cuenta que se trata de un tema de gran relevancia para la industria pesquera española, en especial la gallega.