Neiva, Colombia (La Nación).- El gobierno departamental y la Electrificadora del Huila presentaron un proyecto para la oxigenación mecánica en el embalse de Betania, orientado a enfrentar los riesgos por la sequía y la reducción de caudales por el llenado de la represa El Quimbo.

La iniciativa costará 3.714 millones de pesos, beneficiará a 54 empresas piscícolas y su puesta en marcha demandará seis meses, reportó el jefe de competitividad Luis Fernando Rojas.

La iniciativa fue presentada en una reciente reunión con productores, autoridades ambientales y con la presencia de los ministerios del Medio Ambiente y Minas para mitigar los efectos del llenado de la nueva represa.

El Jefe de la División de Ingenieros de Proyectos John Guilver Valencia, explicó que el diseño abarca tres líneas con igual calidad carga de energía, redes y postes de energía con un transformador por piscícola. Cada empresario debe generar los recursos y la instalación del cableado necesario para llegar hasta los jaulones que permita activar los aireadores de manera manual.

“Salieron unos compromisos muy importantes y uno de ellos es incluir nuevos beneficiarios al proyecto. Además algunos particulares manifestaron unirse a esta iniciativa. Además, la Electrificadora deberá calcular la viabilidad financiera y cómo se podría financiar este proyecto”, sostuvo el funcionario.

El próximo 12 de septiembre de 2014, se hará el cierre financiero para poner en marcha la construcción de estas tres líneas de energía.

Financiación
Para la cofinanciación de este proyecto, según Rojas Gómez, se va a llamar la atención del Gobierno Nacional, la Gobernación del Huila estará dispuesta a realizar sus aportes y las empresas piscícolas también deberán participar.

“Las empresas piscícolas y los particulares que se irán a beneficiar del proyecto deberán cancelar el justo precio por el servicio que se les va a brindar. Ellos también serán aportantes para poder hacer el cierre financiero que requiere este proyecto”, manifestó Rojas.

El funcionario afirmó que este proyecto de electrificación se constituye en una importante alternativa de solución a los riesgos que representa el llenado de El Quimbo.

“Para poder llenar El Quimbo obligatoriamente se tiene que disminuir sustancialmente el cauce del río Magdalena, la licencia emitida a Emgesa por parte del Gobierno Nacional en el 2009 le autoriza disminuir a 36 metros cúbicos por segundo, lo que significaría menos oxígeno para los cultivos piscícolas de Betania, lo cual debe ser compensado con aireación mecánica y oxigenación artificial ya que el río no traerá el suficiente oxígeno, por lo tanto se debe crearlo artificialmente en la represa”, explicó Rojas.