Cádiz, España.- CTAQUA ha firmado un acuerdo de colaboración con la Escuela de Formación Agraria Campomar, con sede en Aguadulce (Almería). Esta alianza está motivada por el interés de Campomar de convertirse en “el primer centro de Andalucía Oriental capaz de impartir cursos para parados del mar, que reciclen a estas personas en nuevas actividades”, así como por las posibilidades que podría ofrecer CTAQUA a los alumnos para la realización de las prácticas, a través de sus propias instalaciones y su patronato .

La firma de este acuerdo se llevó a cabo en CTAQUA y fue presidida por Juan Manuel García de Lomas, gerente del Centro. “Desde CTAQUA buscamos contribuir de forma activa al desarrollo del sector acuícola y de productos del mar, así como al crecimiento de las empresas que forman parte de nuestro patronato, y la formación profesional es sin duda un factor clave para ello”, afirmó García de Lomas.

Según ha informado el director de Campomar, Luis Suanzes, han presentado el proyecto y el acuerdo con CTAQUA a la Delegación de Educación de Almería. “Estamos muy ilusionados con la posibilidad de poder completar nuestra oferta formativa actual con tres certificados de profesionalidad de la familia marítimo-pesquera" indicó.

Esta nueva formación marítimo-pesquera podría oscilar entre las 300 y las 500 horas. Los tres certificados de profesionalidad, a los que opta Campomar, permitiría a los alumnos que los ostenten ser especialistas en las siguientes materias: certificado de profesionalidad en pescadería y elaboración de productos de la pesca y la acuicultura; habría un segundo certificado como piscicultor en aguas continentales; y finalmente, se podría cursar la formación en actividades de engorde de especies acuícolas.

Este nuevo mapa formativo para los trabajadores del mar incluiría prácticas en empresas vinculadas a CTAQUA o en las propias instalaciones del Centro, por ejemplo, de envasado, de elaboración de pescado, subproductos de la dieta mediterránea, etc. CTAQUA cuenta con un edificio donde cumple múltiples funciones investigadoras relacionadas con los diversos campos productivos de la actividad acuícola, tanto de agua dulce como salobre y salada. Además, presta servicios en las áreas demandadas por el sector y que condicionan su éxito empresarial (control de labores productivas, asesoramiento, formación técnica y científica, entre otros).