Chile (EFE).- El sector acuícola español ha alertado sobre su estancamiento debido a problemas administrativos y de normativa, así como a la competencia desigual y otras trabas para su desarrollo, según se recoge en el informe 'La acuicultura en España 2014', presentado este jueves en el Museo del Mar de Vigo.

La presentación de este documento ha corrido a cargo de la presidenta de Esacua (Asociación Nacional de Acuicultura Continental), Luz Arregui; y del director de la Fundación Oesa, Javier Remiro.

Según se pone de manifiesto en ese estudio, uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector acuícola español es la simplificación de los procesos administrativos, ya que la acuicultura es una actividad "extremadamente regulada", lo que puede provocar desigualdades entre las diferentes comunidades autónomas en materia de obtención de permisos, sanidad animal, uso del agua o competencia.

El sector ha reclamado, asimismo, una ordenación coordinada del espacio para garantizar un desarrollo sostenible de la acuicultura. A ese respecto, ha lamentado la "interpretación sumamente restrictiva" de la Red Natura, y ha pedido que se pueda "diversificar" el cultivo de especies.

Asimismo, aboga por reforzar la competitividad en el marco de la UE, con medidas de ayuda fiscal, para facilitar el acceso a los mercados, medidas para dar liquidez a las empresas y garantías de cumplimiento de acuerdos arancelarios, para fomentar la competencia equitativa.

Desarrollo bloqueado
El informe sobre acuicultura alerta de que el desarrollo del sector está "bloqueado" por una "inadecuación de marco normativo (obsoleto e incluso injustamente lesivo)" y por falta de igualdad de oportunidades para competir frente a los importadores de terceros países.

En ese sentido, Esacua ha lamentado que se den estas circunstancias cuando el sector tiene una gran potencial para ayudar a remontar la crisis. También ha criticado que el estancamiento en los precios de estos productos y el aumento de los costes de producción hacen de la acuicultura una actividad empresarial prácticamente "inviable".

España es el país de la UE con mayor volumen de producción en acuicultura (más de 264.000 toneladas en 2012), y la principal especie cultivada es el mejillón. Durante el año 2013, en general, todas las especies han sufrido una caída o un estancamiento en cuanto a volumen de producción.