España.- Investigadores y productores acuícolas están trabajando juntos en la prevención de escapes de peces en las jaulas marinas flotantes en Andalucía y Murcia. El desarrollo de este trabajo tiene como objetivo proteger el ecosistema costero y las poblaciones salvajes, así como reducir las cuantiosas pérdidas económicas que suponen para las empresas dedicadas a la acuicultura en mar abierto.

Este trabajo se realiza y coordina en el marco del proyecto “Prevención y mitigación de escapes de peces en acuicultura en mar abierto. ESCA-FEP”, en el que uno de los puntos más importantes se centra en la elaboración de un plan de recaptura para la mitigación de los escapes. Para poder desarrollar este plan, previamente se debe conocer cómo se distribuyen los peces espacialmente a lo largo del tiempo, cómo y de qué se alimentan y cómo son recapturados a través de las distintas modalidades de pesca (trasmallo, cerco o palangre).

Para ello, dentro de ESCA–FEP, se están realizando sueltas de distintas especies de cultivo en granjas distribuidas a lo largo de las costas de Málaga, Almería y Murcia, todas pertenecientes a Grupo Culmarex. En concreto, 3.000 ejemplares marcados de lubina (Dicentrarchus labrax), dorada (Sparus aurata) y corvina (Argyrosomus regius).

La primera de estas experiencias se realizó en agosto y consistió en la suelta de 1.000 lubinas en Málaga. La segunda suelta fue de 1.000 doradas y se efectuó la semana pasada en Almería, mientras que la próxima será de 1.000 corvinas en Murcia, en octubre. Todas las sueltas son coordinadas por los técnicos de la Universidad de Alicante, CTAQUA y Grupo Culmarex.

Antes de las sueltas, los peces son previamente marcados con etiquetas homologadas tipo “banderillas” de color amarillo, que además de estar serigrafiadas con un número individual, incluyen un número de teléfono y un correo electrónico destinado a contactar con los técnicos del proyecto ESCA–FEP. Los pescadores que capturen un ejemplar del proyecto recibirán una gratificación, tras contactar con los técnicos y entregar la correspondiente etiqueta.
Para las sueltas, el proyecto cuenta con un pescador profesional durante las 48 horas posteriores, con la finalidad de capturar los peces vivos para poder ser devueltos a las jaulas de engorde, mitigando de esta manera la pérdida económica que se pudiera llegar a generar. Además, también se utilizan otros sistemas diseñados específicamente para la recaptura.

Con los datos obtenidos, y una vez que se tenga mayor conocimiento del comportamiento de los peces cuando son soltados, ESCA–FEP organizará un taller sobre “Prevención y mitigación de escapes”. Además, elaborará el Plan de Prevención y un documento de recomendaciones para implementar mayor seguridad en las instalaciones de acuicultura.

El proyecto ESCA-FEP es una iniciativa desarrollada por el Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada de la Universidad de Alicante, con la colaboración de la Fundación Centro Tecnológico Acuicultura de Andalucía (CTAQUA) y Grupo CULMAREX. Este proyecto está cofinanciado por el Fondo Europeo de Pesca 2007-2013 y la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la convocatoria de ayudas para la realización de acciones colectivas y de medidas dirigidas a proteger y desarrollar la fauna y la flora acuáticas.

Fuente: CTAQUA