Alemania.- Un biodiogestor construido expresamente para la piscifactoría: gracias a una subvención estatal para la energía renovable es un buen negocio. La acuicultura es en este caso una consecuencia de la transición energética. Y se trata de un negocio que promete. En Alemania existen ya 60 instalaciones de este tipo, en los próximos cinco años se construirán hasta 600.

Un reciente informe emitido por la cadena internacional de televisión alemana Deutsche Welle destaca la importancia que viene adquiriendo la acuicultura tanto en Alemania como en el resto de Europa.

El informe destaca el cultivo de siluros (bagres) que se viene realizando en una piscigranja alemana; pez que en 150 días alcanza su talla comercial. El agua de cultivo debe tener una temperatura de 28 oC, el mismo que se logra mediante el calentamiento de la misma a través de un biodigestor.

Según informa el cultivo de siluro esta integrado a la producción de maíz (usado para la producción de biocombustibles), con esto se aprovecha la materia orgánica a través de la fermentación.

El biodigestor fue construido expresamente para la piscifractoría gracias a una subvención estatal para el fomento del uso de energía renovables.

El Director de Marketing de la empresa Fischgut Nord, Stefan Schawabtaver, afirma que la acuicultura pronto se extenderá por Europa. “A mediano plazo es un modelo de negocio muy lucrativo debido a que el consumo de pescado aumentará” dijo Schawabtaver.

Asimismo el informe indica que los consumidores deberán adaptarse a que los alimentos de origen acuático provengan de la acuicultura.

Puede descargar el video en:

http://www.dw.de/piscifactor%C3%ADa-el-negocio-del-futuro/av-17961814