España.- El pasado día 9 de octubre, en la sesión  de tarde del Foro de los Recursos Marinos y de la Acuicultura de las Rías Gallegas (XVII ForoAcui), en concreto en  la mesa de trabajo de ‘Acuicultura’, se dio cabida a la investigación, de la mano de Montserrat Pérez, del IEO, que focalizó su exposición  en los importantes avances logrados en el cultivo de merluza; a la formación, a través de Carlos Temperán, de Acuariología.org,  que puso sobre la mesa las técnicas de acuariología y sus aplicaciones profesionales; y a la empresa, en este caso a cargo del científico francés de renombre mundial en el campo de la hemoglobina de invertebrados, Franck Zal, que abordó la actividad que desarrolla su empresa, Hemarina S.A.

Franck Zal, investigador del CNRS francés y con importantes descubrimientos a raíz de sus investigaciones sobre la hemoglobina extracelular en los invertebrados marinos y su sistema de transporte de oxígeno, ha puesto en marcha una ‘spin off’ de desarrollo de tecnologías asentada en el poliqueto Arenícola marina, un gusano marino utilizado tradicionalmente como cebo de pesca. El resultado de esta iniciativa empresarial sedujo al público asistente no sólo por la materia prima utilizada, el citado gusano marino, sino por lo novedoso de este emprendimiento, la puesta en marcha de la planta tecnológica para la producción del poliqueto  y sus aplicaciones en el campo de la biomedicina.  
  
La planta tecnológica en la Hemarina S.A produce Arenícola marina y, compuesta fundamentalmente por tanques con fondo de arena, sólo produce esta especie asegurándose con ello la trazabilidad en todo momento. La localización de las instalaciones, que cuentan con una extensión de siete hectáreas, no fue tarea fácil, según Zal, “la legislación francesa es muy restrictiva en el ámbito del medio marino y con las instalaciones al borde del mar, con lo que se hacía casi una misión imposible. La solución vino, añadía, por comprar una granja de cultivo de rodaballo con todos los permisos para acuicultura en ese emplazamiento”.

¿Qué hace exactamente en Hemarina S.A.? Grosso modo, cultivar Anernícola marina, extraer moléculas de hemoglobina de su sangre y con esta molécula liberar el oxígeno que llevan asociados órganos, tejidos, etc. Así, con este producto que se extrae de dicho poliqueto, se obtiene una solución muy eficaz, por ejemplo, y según Franck Zal, para el mantenimiento y conservación de órganos que van a ser trasplantados. Es más, a día de hoy  comercializan esa solución para órganos como riñón, hígado, corazón o páncreas. “Es ya conocido en el mundo entero, y los cirujanos están encantados, ellos mismos nos dicen que el órgano viene mucho mejor protegido y en mucho mejores condiciones para el trasplante”. Entre otras de las aplicaciones médicas se ha previsto, esta vez de cara a los ejércitos, para heridas de guerra, donde el objetivo son detener hemorragias y que el cicatrizado se vuelva más rápido; evitando también accidentes cardiovasculares.

Hemarina S.A. también ha desarrollado vendajes con estas moléculas para utilizar en casos como el de las úlceras asociadas a la diabetes; heridas de cierta gravedad que pueden llegar incluso a producir amputaciones. Los resultados hasta el momento, según Zal, han sido especialmente buenos: la herida cura y cicatriza mucho más rápido. Otra de las aplicaciones previstas tiene que ver con fármacos tumorales.

Grandes objetivos y grandes logros que han surgido del  estudio de organismos marinos capaces de respirar entre marea y marea -que fue lo que hizo Franck Zal-,  identificando de esta manera al Arenícola marina;  unos organismos magníficos transportadores de oxígeno extracelulares. “En nuestro cuerpo el oxígeno se transporta por los glóbulos rojos de la sangre pero no es así en el caso de los gusanos arenícolas que son capaces de hacerlo sin necesitar célula alguna”, recuerda Zal.
 
Más información aquí.
http://www.usc.es/congresos/foroacui/foroacui/seccion/13/programa-del-foro.php