Bolivia (Los Tiempos).- Investigadores de Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador y Brasil se unieron a la Red de Investigación sobre la Ictiofauna Amazónica (RIIA) para poder generar conocimiento lo más global posible y crear colaboraciones internacionales y así, preservar los peces de la cuenca del Amazonas. Los investigadores de los países amazónicos se reunieron en el 4° coloquio internacional de la Red de Investigación sobre la Ictiofauna Amazónica realizado en Cochabamba del pasado 30 de septiembre al 2 de octubre.

Con más de seis millones de kilómetros cuadrados, la cuenca del Amazonas, la más grande del mundo, abarca varios países de América del Sur. “Los ríos amazónicos cruzan los diferentes países, explica la investigadora María Darias del Instituto de Investigación para el Desarrollo.

“A través de la RIIA, se desarrollan temas de investigación prioritarios para toda la cuenca y todos los países”, añade Darias, coorganizadora del coloquio con Unidad de Limnología y Recursos Acuáticos de la Universidad Mayor de San Simón.

El grupo de científicos, conformado por representantes de instituciones de los diferentes países, genera y comparte informaciones sobre el manejo de la pesca, la biología de peces y el desarrollo de una piscicultura sostenible que ayude a disminuir la presión pesquera. “Nos centramos en especies de peces que son un importante recurso para todos los países amazónicos y que pueden estar sobreexplotadas o en peligro, como el pacú. Los estudios se orientan también hacía los peces migratorios que se desplazan de un país a otro y están actualmente amenazados por el aumento de represas en la Amazonia”, añade Darias.

Los miembros de la RIIA confirmaron su interés por el migrador dorado, Brachyplatystoma, y plantearon intercambios internacionales para evaluar cómo las obras hidroeléctricas están impactando en este recurso. “Durante la reunión, llegamos a un compromiso los cinco países amazónicos para fortalecer las investigaciones sobre el dorado y otras especies migratorias como el sábalo. Este objetivo compartido nos permite definir una metodología común entre los países que hace posible la comparación de datos y seguimiento”. Otro resultado de la reunión fue el diseño de un proyecto de investigación compartido entre Perú y Brasil sobre el desarrollo larvario de tres especies importantes para la piscicultura: el paiche, surubí y pacú. Para Bolivia, se propuso desarrollar nuevos estudios sobre el paiche, especie que se encuentra en peligro en Perú o Brasil y que tiene, a la vez, un estatuto de especie invasora en el territorio boliviano, donde fue introducida hace 40 años.

En Bolivia, existe también un gran interés en desarrollar la piscicultura. Los organizadores invitaron a Carmen Monasterio, directora de la Institución Pública Desconcentrada de Pesca y Acuicultura del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra, quien confirmó, durante el coloquio, la voluntad del Estado Plurinacional en apoyar la piscicultura.