Singapur.- Los microchips permitirán a los compradores conocer el origen del pescado y sus condiciones de salud usando un sistema online. Existen planes para extender el uso de los microchips a cerca de 120 piscigranjas en los próximos tres años.

Desde febrero del 2015, algunos piscicultores introducirán microchips en sus peces. El objetivo es mejorar la competitividad y asegurar la calidad del pescado comercializado a los consumidores, informó el medio Channel News Asia.

Los microchips serán introducidos en los peces una vez que estos alcancen los 100 gramos. Con el microchip, los compradores podrán rastrear el origen de los peces y conocer las condiciones de salud usando un sistema online.

Una vez lanzado, este será el primer sistema de seguimiento en Asia para los peces que tienen como destino el consumo. Existen planes para extender esto a cerca de 120 Singapur dentro de los próximos tres años.

“Una vez que el chip ha sido instalado en los peces, los productores no podrán brindar medicamentos a los peces. Si el pez se enferma, tendrá que morir. Cuando realizamos un tratamiento médico, este grupo de peces no irá al mercado” dijo Phillip Lim, ex-presidente de Singapore Marine Aquaculture Cooperative.