Nelson.- Nueva Zelanda tiene un industria acuícola de $400 millones pero necesita obtener la “licencia social” si quiere convertirse en un sector de $1.0 billón para el año 2025. Pero debido a que no es licencia tangible muchas personas no entienden esto, o como obtenerlo.

La New Zealand Aquaculture Conference que se inició hoy, se concentrará en como la industria puede “alimentar el futuro” asegurando el espacio de agua, fortalecimiento de la licencia social, protegiendo e incrementando la productividad e impulsando el mercado.

Los mejillones verdes, el salmón rey y las ostras del Pacífico son todas las especies comerciales cultivadas en Nueva Zelanda.

La científica social australiana Kate Brooks será una de las principales conferencistas. Ella dijo que la “licencia social para funcionar” se basa en ganar la aceptación o aprobación de las comunidades locales y de los involucrados en tus operaciones comerciales.

La ambición de crecimiento de la industria acuícola doméstica necesitan cumplir con un incremento en la necesidad de entender la importancia de la comunidad en la que el sector opera.

Brooks indicó que existen tres pasos importantes en los operadores para generar una licencia social. Estos son: la identificación de los involucrados, comunicar lo que tu haces, y luego fortalecer las relaciones. “De esta forma en vez de ser reactivos, este es un ejercicio de construir una relación proactiva y es un cambio cultural”.

“Esto quiere decir quienes somos, esto es lo que hacemos y esto lo que queremos aquí”.