El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Raúl Súnico, califico como "histórico" el acuerdo de entendimiento firmado entre los Gobiernos de Chile y China, en la ciudad de Beijing, y que entre sus principales objetivo busca facilitar la cooperación entre ambos países en materias sanitarias y de comercio de productos de pesca y acuicultura. "Le abre posibilidades muy importante al sector en su conjunto y que debemos aprovechar", añadió la autoridad.

El acuerdo, que fue firmado por la subdirectora de la Administración General de Supervisión de Calidad y Cuarentena (AQSIQ) de la República Popular China, Zhang Qingrong, el embajador chileno, Jorge Heine y el Subsecretario de Pesca y Acuicultura de Chile, Raúl Súnico, formaliza los requisitos generales para exportar productos pesqueros a China, y reconoce oficialmente a Sernapesca como autoridad competente en materias de certificación sanitaria e inscripción de aquellas empresas y establecimientos que deseen exportar al "Gigante Asiático".

Además, ambos países se comprometen a fortalecer el intercambio de conocimiento técnico, mediante el establecimiento de mesas de trabajo para estandarizar protocolos de inspección, requerimientos de cuarentena, transferencia de tecnologías y capacitación profesional, agilizar las consultas mutuas respecto a requisitos asociados a la importación y exportación de recursos, entre otras materias.

El Subsecretario de Pesca y Acuicultura, Raúl Súnico, destacó además la importancia del acuerdo firmado, señalando que el mercado Chino ha registrado un explosivo aumento de las exportaciones de salmón fresco desde Chile en el último año, pasando de 700 toneladas en el 2013 a más de 2 mil 600 en lo que va del 2014. "Éste tipo de acuerdos permiten mantener y estimular este flujo de envíos y generar una ventaja competitiva con otros países exportadores de productos pesqueros".

Por su parte, el director Nacional de Sernapesca, José Miguel Burgos, que también es parte de la delegacional nacional, explicó que el acuerdo tiene una duración inicial de cinco años con renovación automática en caso de que no se pronuncie ninguna de las partes.

"En términos prácticos, implica que las partes al modificar sus requisitos deben informar a la otra, y otorgar plazos de transición aceptables. Esta formalización claramente es un avance significativo en las relaciones comerciales y la facilitación del comercio internacional de nuestros productos pesqueros y de acuicultura", concluyó Burgos.

El año 2013 los envíos de productos pesqueros a China generaron un ingreso de US$343 millones, cifra que será significativamente mayor este 2014, atendidos los actuales volúmenes de exportación principalmente de salmones.