El Puerto de Santa María, España.- La Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales de la Universidad de Cádiz ha acogido esta mañana un taller donde investigadores de esta institución académica y de la Fundación Centro Tecnológico de Acuicultura de Andalucía (CTAQUA), acompañados por empresarios de la zona, han analizado el papel de la acuicultura en el mantenimiento de las poblaciones de aves acuáticas en áreas de la Red NATURA 2000 en Andalucía.

A lo largo de esta jornada, que fue inaugurada por el director general de Universidad y Empresa de la UCA, Javier Pérez, y el gerente de CTAQUA, Juan Manuel García de Lomas, se han expuesto los primeros resultados obtenidos del proyecto AQUABIRD 2000 llevado a cabo en las instalaciones acuícolas de Veta la Palma, zona que alberga más del 60% de las aves acuáticas que pasan el invierno en el Espacio Natural Doñana, alcanzando más del 80% durante las migraciones.

Es importante recordar que la acuicultura que se lleva a cabo dentro de espacios naturales protegidos debe estar en estrecha relación con el medio que le rodea. La actividad ha de integrarse de manera sostenible en el medio y ha de conseguir un equilibrio con el mismo de manera que su desarrollo no incida de manera negativa en los valores ecológicos del medio circundante. Estas instalaciones actúan como puntos de atracción de aves acuáticas, lo que genera interacciones entre dichas aves y la explotación, en ocasiones con componentes positivos (aumento de la biodiversidad, disfrute estético, fuentes complementarias de ingresos o promoción de turismo ambiental, entre otras cosas), y en varias ocasiones negativas (afecciones a la producción, introducción de patógenos en las instalaciones, impacto directo por consumo de aves ictiófagas, etc.)

Este proyecto estudia también el impacto que algunas de estas especies de aves, como el cormorán grande, ocasionan sobre la producción acuícola al alimentarse de peces. A lo largo del taller se ha abordado este tema en concreto con la idea de elaborar propuestas que permitan evaluar correctamente el problema y así poder mitigar su impacto. Estas iniciativas se recogerán en un protocolo que deberá servir para aportar soluciones.

El taller, al que han acudido más de una treintena de personas, se enmarca dentro del proyecto AQUABIRD 2000, liderado por la Dirección General de Universidad y Empresa de la UCA y cofinanciado por el Fondo Europeo de Pesca 2007-2013 y la Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En este proyecto también participan CTAQUA y las empresas Veta la Palma (dedicada al cultivo de dorada y lubina en estanques de tierra ubicada en el entorno de las marismas de Doñana) y Grupo CULMÁREX (cultivo de dorada y lubina en jaulas en mar abierto en la costa mediterránea).