Asunción, Paraguay (La Nación).- Ministros de Pesca y de Acuicultura de 11 países de la región participaron de la Segunda Reunión del Consejo de Ministros de la Red de Acuicultura de las Américas (RAA). El encuentro fue en Asunción, en el hotel Guaraní. Un punto importante que fue reconocido fue la necesidad de producir más y bajar los precios.

Los ministros de Pesca y de Acuicultura, así como de Agricultura y de Ganadería bajo cuya administración se encuentra la rama de la acuicultura, se reunieron en Asunción, días atrás.

Estuvieron representantes de 11 países de la región. Esta fue la Segunda Reunión del Consejo de Ministros de la Red de Acuicultura de las Américas (RAA), que analizó nuevas medidas para incrementar el consumo y la comercialización de pescado en América Latina y el Caribe.

Además, las autoridades definieron los lineamientos estratégicos para potenciar las capacidades de los acuicultores de recursos limitados y de las microempresas del sector.

La acuicultura es uno de los sectores productivos de crecimiento más rápido en el mundo. Este rubro constituye en una vital fuente de alimentos nutritivos y de oportunidades económicas, que cumple un rol clave para hacer frente a uno de los mayores desafíos del mundo: reducir el hambre.

Según Alejandro Flores, Oficial Regional de Pesca y Acuicultura de la FAO (el organismo de las Naciones Unidas sobre la alimentación en el mundo) para América Latina y el Caribe, "la región cuenta con suficiente biodiversidad para hacer al pescado accesible a la población con escasos recursos".

"Pero es necesario estimular la producción interna para conseguir precios menos costosos, controlar las redes de distribución de pescado y de esa forma, contribuir a la seguridad alimentaria de sectores menos favorecidos", enfatizó.

Por su parte, el Viceministro de Ganadería de Paraguay, Marcos Medina, hizo referencia a la importancia de un espacio como el de la RAA para dar continuidad a los compromiso asumidos como Gobierno y fundamental para el sector acuícola, proyectándolo como una herramienta para el mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad.
Por su parte, el representante del Perú, Juan Carlos Resquejo, indicó que "espacios como éste son la clave para lograr el desarrollo".

"Estos encuentros de buenas prácticas son indispensables para compartir experiencias y conocimiento que necesariamente deben ser articulados para fortalecer las sinergias que necesitamos para sacar adelante a la acuicultura en la región", refirió Resquejo, viceministro de Pesquería del Ministerio de Producción del Perú.

ESTRATEGIA Y HAMBRE

El ministro de Pesca de Brasil, Eduardo Lopes refirió que "la acuicultura es una actividad importante para la lucha contra el hambre".

Agregó que este sector tiene un potencial elevado para garantizar la seguridad alimentaria y generar calidad de vida, trabajo e ingresos en cualquier país del mundo.

Felipe Matías, secretario ejecutivo de la Red de Acuicultura de las Américas, enfatizó que el pescado es una válida herramienta en la lucha contra la pobreza y el hambre.

Explicó que si en los países se alcanza a consumir pescado dos veces por semana, se puede duplicar la producción anual y generar una mayor inclusión social.

RED DE ACUICULTURA DE AMÉRICA

La Red de Acuicultura de las Américas se fortaleció aún más con el apoyo del Gobierno de Brasil y la FAO. Ésto, mediante el Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO.

El mencionado apoyo dio lugar al Proyecto de Activación de los Servicios y Consolidación de la Red de Acuicultura de las Américas (RAA).

El objetivo es apoyar el desarrollo sostenible de la acuicultura en América Latina y el Caribe y con ello contribuir a la lucha contra el hambre y la pobreza en los países de la región.