Concepción, Chile.- Implementar un modelo de enseñanza, de ciencia y tecnología, basado en un sistema de acuicultura sustentable –acuiponía- en alumnos de los liceos de la Red Regional de la especialidad de Acuicultura, fue el objetivo principal del proyecto Explora llevado a cabo por el Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, Incar, de la Universidad de Concepción.

La iniciativa se implementó en el liceo Pencopolitano de Penco, en el Filidor Gaete de Llico y en el Trapaqueante de Tirúa, y buscó que los estudiantes aprendieran sobre la mezcla de los cultivos de peces con cultivos de plantas hidropónicas a través de un sistema de recirculación, ahorrando espacio, haciendo un uso eficiente del agua y reutilizando los desechos orgánicos de los peces en abono para las plantas.

El director del proyecto Explora denominado Acuiponía: biotecnología para la sustentabilidad, Pablo Carrasco, señaló que esta iniciativa se comenzó a desarrollar en junio en comunas rurales y que entre las actividades principales se implementó a los liceos con sistemas de acuiponía.

“Junto con ello, generamos talleres con los estudiantes, donde vimos las distintas fases de la acuiponía, abordando conceptos de crecimiento, fotosíntesis, ciclos de crecimiento biogeoquímico, metabolismo… fuimos mezclando el tema de las ciencias. El concepto de sustentabilidad también es importante para este proyecto, porque el sistema, al ser cerrado, permite ahorrar espacio y agua, incluso se ha tomado como modelo de autoproducción de alimentos. Entonces, es un proyecto que pasa por la sustentabilidad de manera potente”, sostuvo el biólogo marino.

Además de trabajar con los estudiantes de enseñanza media, los profesores de la componente técnica de estos liceos participaron activamente: “les hicimos un traspaso técnico de conocimiento centífico”, sostuvo Pablo Carrasco y agregó que, también, se hicieron talleres de extensión y difusión con escuelas básicas vinculadas a estos liceos, donde “los mismos estudiantes de enseñanza media les hacían los talleres a los de 7° y 8° básico”.

Para Juan Carlos Molina, profesor de acuicultura del Liceo C-90 Trapaqueante de Tirúa, este proyecto “fue algo que cayó del cielo porque no teníamos nada del punto de vista práctico. Esto ahora nos permite hacer las clases más amenas”.

Fueron 25 los alumnos de 1°a 2° medio que participaron de este proyecto en Tirúa, además de estudiantes de la carrera de acuicultura de 3° y 4° medio.

“Este equipamiento que nos quedó nos permitirá una proyección sumamente importante porque, de hecho, pretendemos mantener el sistema para que las próximas generaciones que vayan pasando lo conozcan. También nos permitirá experimentar otras cosas nuevas y gente de la comunidad está interesada en replicar este sistema”, explicó el profesor.

Por su parte, el decano de Ciencias Naturales y Oceanográficas, Marcus Sobarzo, destacó la importancia de este proyecto. “Muchos de los alumnos que llegan a nuestras carreras vienen de liceos de la zona que, de alguna manera, han tenido formación en las ciencias el mar. En particular los liceos que están en el contexto de este proyecto tienen alumnos que han estudiado acuicultura o algún tipo de carrera que lo han vinculado al medio oceánico costero. Establecer estas relaciones con estos liceos, poder colaborar con ellos, visitarles y que ellos visiten nuestras instalaciones es un trabajo importante para nosotros, relevante y por eso tratamos de destinar esfuerzos y recursos para que este tipo de actividades se puedan realizar”, dijo.

Fuente: UDEC