Lisboa, Portugal.- La Direcção-Geral da Saúde (DGS) elaboró un libro donde explica cuales son las cantidades diarias recomendadas para el consumo de yodo, y cuáles son las mejores formas de obtenerlo. Comer más pescados y alimentos de origen marino, en vez de sal común, son las mejores soluciones para combatir las carencias de este elemento.

“A través de trabajos científicos recientes constatamos que un número significativo de niños y mujeres embarazadas en Portugal no ingieren el yodo suficiente. La deficiencia de yodo ha sido asociada a la malformación congénita y partos prematuros, y en los niños atraso mental. Para prevenir esta situación es necesario un trabajo profundo a corto y mediano plazo, y mucha información para la población” indica el libro.

Las necesidades diarias de yodo varían a lo largo de la vida, siendo más elevadas en las embarazadas (200 microgramos/día) y en los lactantes (175), debido a que este elemento es esencial para el desarrollo adecuado del sistema nervioso central; además de los niños, los adolescentes y adultos también necesitan del yodo.

Los autores de la publicación “Iodo – Importância para a Saúde e o Papel da Alimentação”, señalan que los alimentos ricos en yodo son los peces, los crustáceos y las algas.

Puede descargar el libro “Iodo – Importância para a Saúde e o Papel da Alimentação” aquí.