Concepción, Chile.- Con una ceremonia que reunió a directivos universitarios, docentes y alumnos de pre y postgrado, la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, junto al Departamento de Oceanografía, inauguraron en Dichato el Laboratorio de Biología Marina Experimental, infraestructura destinada a fortalecer la docencia en el área de las ciencias del mar.

El laboratorio –que comenzó a construirse en mayo de 2013- está emplazado en la zona que ocupaba la antigua Estación de Biología Marina, destruida por el tsumani de febrero de 2010, y se suma a las dependencias de los programas de Investigación Marina de Excelencia, Pimex, y de Monitoreo de Ambiente Marino, Promna, de la Universidad.

Las nuevas dependencias son resultado de un proyecto Mecesup inserto en el programa Emergencia en Infraestructura y Equipamiento de Instituciones de Educación Superior del Ministerio de Educación, al que postuló la Universidad en 2011, logrando recursos por 188 millones de pesos, como explicó el decano Marcus Sobarzo, quien encabezó la iniciativa, en su calidad –en ese entonces- de Director del Departamento de Oceanografía.

En un principio, contó, el objetivo fue habilitar una superficie de 278 metros cuadrados, que finalmente llegaron a cerca de 500 metros cuadrados, distribuidos en dos niveles.  La construcción, que tuvo un valor final de 195 millones de pesos, fue concluida en marzo de este año, luego de lo cual vino el proceso de habilitación y hermoseamiento, instancia que contó con el apoyo de recursos centrales de la Universidad, por 34 millones.

Si bien este laboratorio implica un importante paso, a juicio del decano Sobarzo, los desafíos en término de infraestructura aún permanecen. “Claramente si se compara todo lo que hay en esta estación en cuanto a investigación y docencia hasta antes del 27/F, con lo que se ha logrado reconstruir después de cuatro años, todavía hay una diferencia abismal. Para este decano, la Universidad todavía no se recupera de los efectos destructivos del 27/F, por lo cual todavía nos queda mucho por hacer”, dijo.

Pese a esto, el Departamento de Oceanografía está posicionado en el más alto nivel nacional, es un referente en América Latina y cuenta con fuertes conexiones en el plano internacional. “Cualquier Departamento de Ciencias de Chile quisiera tener lo que tiene este Departamento actualmente: un Centro Basal Copas Sur Austral, un Instituto Milenio (de Oceanografía Integrativa), un Fondap Incar (Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola), un Innova Corfo, siete postdoctorados Fondecyt en ejecución, 11 proyectos (Fondecyt) regulares en ejecución; colegas involucrados en comisiones de pesca del más alto nivel en Chile, un programa mayor de monitoreo ambiental costero, un programa de investigación ambiental costera y fuerte presencia en la Patagonia”, señaló.

El doctor Sobarzo adelantó que hoy existen iniciativas en marcha que contribuirán al proceso de recuperación de la infraestructura perdida en el tsumani de 2010, como la propuesta del Instituto Milenio de habilitar parte de la nave central de lo que fue la Estación de Biología Marina, y las intenciones del Incar de aumentar su presencia en la zona, además de la pronta adquisición por parte de la Universidad de un terreno de dos hectáreas, en el sector Litril, en el Molino, “para instalar en un sector más alto las cabañas de alojamiento y laboratorios de investigación especializados”.

Por su parte, el Director del Departamento de Oceanografía, Silvio Pantoja, afirmó que la puesta en marcha del laboratorio “es un aporte significativo a la alfabetización oceánica en este país, sobre todo considerando que aproximadamente el 80% del territorio nacional está bajo el agua, contando el mar territorial de 20 millas marinas náuticas desde la costa y las 200 millas marinas de la zona económica exclusiva”.

El doctor Pantoja señalo que la preocupación de la UdeC por el estudio del océano tiene larga data y, por ello, destacó la gestión de quienes, en su momento, fueron responsables de los avances en el área. Entre ellos mencionó al doctor Víctor Gallardo, el primer director del Departamento; y a los profesores Krisler Alvear, Lisandro Chuecas, María Teresa Lépez, Marco Retamal y José Stuardo.

Pantoja adelantó que lo que viene en el corto plazo es la habilitación de acuarios y bombas de agua para la experimentación y la implementación de un pañol, un taller y una bodega en los restos de las dependencias destruidas por el maremoto, así como los avances en el proyecto para la construcción definitiva de la nueva Estación (en el sector El Molino).