México.- Especialistas del Centro Regional de Investigación Pesquera (CRIP) del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) en Yucalpetén, Yucatán, trabajan en el desarrollo de la biotecnología para el cultivo de pepino de mar y del pargo canané, especies de alta demanda y valor en el mercado.

Con este proyecto se pretende  establecer un manejo adecuado de los recursos e implementar tecnologías de cultivo, que ayuden a disminuir la presión pesquera que actualmente se realiza en estas especies.

Magali Zacarías Soto, coordinadora de la investigación, señaló que como parte del proyecto, se considera la creación de una unidad de producción de larvas y juveniles de las especies Isostichopus badionotus (pepino de mar) y de Ocyurus chrysurus (pargo canané).

Destacó que este año se inició la instalación de la unidad de producción de semilla de organismos marinos dentro de las instalaciones del CRIP Yucalpetén,  misma que estará constituida por 3 laboratorios de: reproducción, larvicultura y de alimento vivo.

Con este proyecto se pretende mantener una producción constante de organismos que pudieran ser suministrados a productores interesados en la engorda de los mismos.

Adicionalmente, se prevé la distribución de semilla en zonas productoras donde ya se tiene identificado que las poblaciones naturales han sido mermadas por la sobreexplotación.

Dependiendo de la demanda y la comercialización que se pudiera hacer de los productos que genere la unidad, se proyecta también incorporar una sección de engorda y mantenimiento de juveniles.

Enfatizó que una vez que se concluyan los trabajos de instalación de la unidad de producción, se capturarán reproductores silvestres de ambas especies, para aclimatarlos a las condiciones de cultivo establecidas para cada una.

Se proyecta que a finales de 2015 se tenga un primer lote de juveniles de pepino de mar de aproximadamente tres centímetros de longitud, con los cuales se planea llevar a cabo pruebas de repoblamiento en su hábitat y, para finales del 2016, se producirían los primeros juveniles de pargo canané.

Magali Zacarías explicó que con el resultado positivo de este proyecto, se promoverá la participación del sector empresarial y de productores, para el establecimiento de granjas acuícolas donde se cultiven dichas especies, lo cual contribuirá a la creación de nuevas fuentes de empleo, en beneficio de los habitantes de las comunidades pesqueras de la región.

La producción en cautiverio de estas especies son actividades que comienzan a desarrollarse en la Península de Yucatán y que de consolidarse como una industria, representarán una buena alternativa para la producción de alimento de alta calidad en beneficio de los consumidores de la región.

Adelantó que por esta razón, el CRIP Yucalpetén ofrecerá a inversionistas y productores asesoría técnica sobre el cultivo de pepino de mar y del pargo canané, a fin de propiciar un manejo adecuado de los organismos durante el proceso de desarrollo y reproducción.

Resaltó que también se tiene programada la realización de convenios con otras instituciones de investigación como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y la Universidad Marista, para el desarrollo conjunto de estudios de nutrición, fisiología, genética y biotecnología, entre otros, que propicien mayor conocimiento y dominio de las tecnologías de cultivo.