España.- El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en colaboración  con el Instituto Español de Oceanografía, ha organizado la primera reunión de un nuevo grupo intermedio de trabajo sobre aplicación de las recomendaciones de especies y hábitats de OSPAR (ICG-POSH), que ha tenido lugar en Gijón (Asturias).

En este encuentro han participado  22 científicos de 9 países europeos,- Noruega, Suecia, Holanda, Alemania,  Reino Unido, Irlanda, Francia y España- y representantes de la Comisión Europea y de la Organización Oceana.

El objetivo de la reunión ha sido desarrollar, revisar y agrupar medidas para la protección y conservación de las especies y hábitats del Océano Atlántico.

La delegación española ha presentado una actualización del actual conocimiento sobre la tortuga boba (careta careta), de la que algunos de sus  ejemplares adultos migran  a las costas americanas atravesando el Estrecho.

Por su parte, Oceana ha propuesto un plan de acción para proteger mantas, rayas y el tiburón angelote.

También se ha presentado una actualización sobre la protección y conservación del atún rojo, que recoge los nuevos datos de la comunidad científica.

Un importante resultado de esta reunión de Gijón ha sido el compromiso de promover  la creación un plan estratégico que englobe acciones a desarrollar en común por todos las países y para todas los hábitats y especies amenazadas.

OSPAR es el convenio Europeo sobre la protección del medio marino del Atlántico Nordeste,(entró en vigor en 1998) y tiene como el objetivo general  conservar los ecosistemas marinos, la salud humana y restaurar cuando sea posible las áreas marinas que hayan sido afectadas negativamente por las actividades humanas mediante la prevención y eliminación de la contaminación y su protección. Para llevar a cabo este objetivo, OSPAR establece una serie de planes estratégicos sobre diversidad biológica y ecosistemas, sustancias peligrosas, sustancias radiactivas, eutrofización e industria del gas y del petróleo en alta mar.