Coquimbo, Chile.- Durante la temporada de verano se espera un aumento en la llegada de animales heridos a instalaciones del Campus Guayacán, hasta donde son derivados por el organismo estatal, en el marco de un convenio entre ambas instituciones.

A más del doble aumentan en la época estival las aves y otros animales marinos como pingüinos o crías de lobo marinos, que aparecen en nuestras playas y son reportados por los veraneantes a las instancias correspondientes.

Así lo informó esta semana Germán Cerda, encargado del departamento de gestión ambiental de Sernapesca Coquimbo, entidad que mantiene un convenio con la Universidad Católica del Norte para la atención primaria y recuperación de fauna marina protegida. En el marco de esa alianza, el organismo público realizó esta semana una donación al centro de rescate de fauna marina de esa casa de estudios, consistente en insumos y medicamentos para uso veterinario. En ese contexto, el funcionario advirtió que en verano “generalmente se recibe el doble o triple de los animales que llegan durante el resto del año, no porque aumente el número de animales que varan, sino por la cantidad de ojos en la costa”, aludiendo a los turistas, que al avistar algún ejemplar de esta fauna en problemas, da aviso al personal de la Armada o de Sernapesca presente en el sector de la costa.

Para Cerda es fundamental contar con el citado centro, que ha ayudado a la labor de su servicio en la recuperación de fauna protegida a partir de 2008, en virtud de una modificación de la Ley de Pesca. Esta nueva responsabilidad difería de las actividades habituales de Sernapesca, enfocadas principalmente en el control de la actividad pesquera. Afortunadamente, destacó el profesional, “en la región tenemos la colaboración de la Universidad Católica del Norte, institución en la que nos formamos muchos colegas de la región, que tiene las condiciones y los profesionales adecuados para brindar este tipo de apoyo”.

Junto con agradecer la donación y valorar la estrecha colaboración con el organismo estatal, el profesor Javier Sellanes, de la Facultad de Ciencias del Mar, destacó que son muy pocos los centros de rescate de fauna marina existente en Chile, y en la zona norte, probablemente el único es el que funciona en el Campus Guayacán. De paso, el académico advirtió que, con las actuales instalaciones, solo se atienden los animales en primera instancia y luego se liberan o se derivan a otros lugares. “Para nosotros es muy importante estar cumpliendo con esta función, ya que de otra forma no habría en la zona otro lugar para dar la atención primaria a la fauna marina”, comentó, agregando que por estos días cuentan con el valioso apoyo de la alumna en práctica de Medicina Veterinaria, Macarena Bravo Gárate, quien ya debió atender a un pato yeco herido y realizar una necropsia a una cría de lobo marino.

Uniendo fuerzas

La Universidad Católica del Norte y el Servicio Nacional de Pesca firmaron mantienen desde septiembre de 2012 un convenio de cooperación tendiente a aunar esfuerzos y recursos disponibles para el desarrollo de acciones relacionadas al rescate y recuperación de fauna marina protegida, y a la divulgación de la biodiversidad de la fauna marina de la región.

En el marco de esa alianza, ambas instituciones han logrado retornar a su hábitat natural a ejemplares de diversas especies marinas.

En virtud del reciente convenio, SERNAPESCA reconoce en la Universidad Católica del Norte “un actor relevante a nivel regional en la formación profesional y el desarrollo de investigación en el ámbito de las ciencias del mar”. A su vez, la casa de estudios superiores formaliza su colaboración con la institución pública encargada, por mandato de la Ley General de Pesca y Acuicultura, del rescate y cuidado de la fauna marina protegida en la Región de Coquimbo. En Chile, las especies hidrobiológicas en estado de conservación incluyen: grandes cetáceos (ballena), cetáceos (orcas, cachalotes, calderones), delfínidos, pinípedos (focas y lobos), mustélidos (chungungo y huillín), pingüinos, tortugas marinas, peces dulceacuícolas, marsopas, zifios o cetáceos picudos.

Según destacaron los representantes de ambas entidades, esta alianza estratégica será propicia para fomentar el intercambio de programas, trabajos y actividades conjuntas, de manera de construir una vinculación estrecha y permanente.