Aveiro, Portugal.- Una técnica desarrollada por un equipo de científicos del Departamento de Biología de la Universidad de Aveiro, a través de la eliminación de las bacterias patogénicas por la acción de los virus que las infectan y eliminan, constituyendo una alternativa innovadora e revolucionara a los métodos habitualmente utilizados.

La terapia fágica, así llamada por utilizar fagos (virus que destruyen las bacterias), reduce sustancialmente el impacto ambiental y los riesgos para la salud pública de la utilización masiva de otros descontaminantes.

“En vista de la importancia de la acuicultura para compensar la reducción de las poblaciones de peces silvestres y con la finalidad de disminuir las pérdidas económicas debido a las infecciones bacterianas comunes en esta actividad, desarrollamos un nuevo procedimiento para descontaminar las aguas de las piscicolas” explicó Adelaide Almeida, científica del Centro de Estudos do Ambiente e do Mar (CESAM) de la Universidad de Aveiro (UA) y coordinadora del trabajo. Aunque la vacunación es el método ideal para evitar infecciones, dijo la bióloga, “las vacunas disponibles son limitadas y pueden ser poco activas en las primeras fases de vida de los peces, cuando el sistema inmunológico no está completamente desarrollado”.

Por otro lado, detalla la científica, la administración de antibióticos “a pesar de ser generalmente eficaz, constituye en la actualidad la primera opción en el tratamiento de estas infecciones bacterianas puede llevar, a través de su uso frecuente, al desarrollo de resistencias, que inevitablemente terminan transmitiéndose a los microorganismos que infectan a los seres humanos”.

La terapia fágica, desarrollada por los biólogos de la UA, para las aguas utilizadas en las piscigranjas pueden constituirse como una alternativa “verde” a los procesos de descontaminación utilizados actualmente y que pueden acarrear grandes impactos para el medio ambiente y, consecuentemente, para la salud pública.

Además del hecho de que la resistencia a los antibióticos es extremadamente costoso para el sector de la acuicultura, es también por lo tanto, un problema esencial de salud pública, debido a la fácil propagación de los microorganismos.
 
Trabajo finalista en el Green Project Award Portugal

Durante la investigación, el equipo de Adelaide Almeida aisló bacterias patogénicas de peces que fueron usados para seleccionar fagos, cuyas propiedades fueron capaces de destruir cada una de las bacterias de forma específica. En los ensayos realizados en el agua de cultivo infectada con bacterias patógenas de peces y tratadas con virus específicos, se observó un reducción de 1000 veces el contenido de bacterias.

El proyecto denominado: “Terapia fágica como alternativa de baixo impacto ambiental para inativar bactérias patogénicas em pisciculturas” es uno de los finalistas del Green Project Awards Portugal de este año.