México.- Durante la segunda jornada de trabajo del Encuentro Regional para el Intercambio de Innovaciones y Tecnologías Aplicadas en el Sector Pesquero y Acuícola 2015, organizado por el Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) en Mérida, Yucatán, Pedro Lorenzo Acosta, representante de la empresa FAI BERTIS S.L. Tecnología alimentaria, destacó la importancia de la agregación de valor en los procesos de producción, lo que da mayor valor a las especies que comercialmente son de bajo precio en su estado natural.

 
Precisó que la tecnología aplicada en los procesos, da valor agregado a especies como el jurel, bagre y al propio pez diablo, las cuales pueden ser industrializadas con tecnología de bajo costo, muy sencilla pero a la vez de mucha precisión. Todo ello derivaría en mejores ingresos para los pescadores.
 
Por su parte el M en C. Mario Ramade Villanueva, del Comité Sistema Producto Langosta Nacional, comentó la importancia de orientar las acciones de la cadena productiva para empatarlas con las políticas públicas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2012- 2018.
 
Sostuvo que en el caso del incremento del valor en la producción de langosta, se debe poner especial atención en el acceso a la información de mercado y de los precios de venta establecidos a nivel internacional, para la toma de decisiones en materia de comercialización.
 
Refirió que la langosta representa el tercer lugar de las exportaciones pesqueras nacionales con un volumen cercano a las 2 mil toneladas y un valor en el mercado de 85 millones de dólares. Se exporta principalmente a Hong Kong, Vietnam y China entre otros países.
 
Por su parte, Arturo George Zamora, investigador del Centro Regional de Investigación Pesquera del INAPESCA en Puerto Morelos, Quintana Roo, expuso que el procesamiento del pez león puede ser aprovechado para la elaboración de dietas balanceadas que pueden ser aplicadas en el cultivo de peces.
 
A su vez, Armando Wakida Toyokasu, titular del Centro Regional de Investigación Pesquera en Yucalpetén, Yucatán, destacó que hay que impulsar la adopción de tecnología a través de las alianzas público-privadas, el financiamiento, extensionismo y sustentabilidad, para lograr mayor producción tanto en el sector pesquero como en el acuícola.
 
En tanto, Evodio Merino Nambo, representante del sector productivo,  sostuvo que la Maricultura en México avanza de manera sólida, un ejemplo de ello, es su inclusión en el Plan Estatal  de Desarrollo, está línea estratégica garantiza una importante continuidad que puede ir más allá de políticas exclusivamente sexenales en el desarrollo de acuacultura en el estado.
 
Durante las exposiciones se resaltó la importancia de la sanidad e inocuidad en el sector pesquero y acuícola, mediante la asesoría de técnicos y especialistas, todo ello encaminado a lograr mayor competitividad de los productos provenientes de los sectores pesquero y acuícola.
 
Se hizo hincapié en la importancia de realizar buenas prácticas de bioseguridad, apegarse a la normatividad y lograr la certificación sanitaria en las unidades de producción para garantizar productos de alta calidad.