Hermosillo, México.- En apoyo al desarrollo del proyecto "El cambio climático y el impacto y vulnerabilidad de la pesquería y la acuicultura del camarón en el litoral de Sonora y Sinaloa", expertos comparten sus experiencias con académicos e investigadores de la región.

En el evento, que se desarrolla desde el martes en un hotel de la localidad, se vienen realizando exposiciones sobre el cambio climático y los efectos de éste en la región y en el Noroeste de México, así como temas específicos sobre el estatus y problemática de la pesquería de camarón.

La apertura de actividades estuvo a cargo del director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud, Ramón Robles Zepeda, y de la coordinadora de la Unidad Sonora del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), María Sara Burrola Sánchez, quien habló de la importancia del evento para la actualización y generalización de la información, importante para la toma de decisiones.

En la introducción al taller, resaltó la importancia de conocer las condiciones y los efectos que el cambio climático ha provocado en los ecosistemas y patrones naturales; en específico, en el litoral de Sonora y Sinaloa, para tomar acciones que amortigüen la situación.

Este día, los participantes estarán abordando temas como "Incorporación de la información ambiental y la pesquería de pelágicos menores en el Golfo de California", que será expuesto por Edgar Lanz Sánchez, del Instituto Tecnológico de Guaymas, y "Tendencias del esfuerzo pesquero dirigido al camarón en Sonora y Sinaloa", por Rufino Morales Azpeitia, de Cibnor Guaymas.

Otros temas serán "Qué se sabe sobre el clima y su efecto en la dinámica del camarón" y "La pesquería y muestreos de plantas maquiladoras de camarón y en sitios de descarga como método de obtención de datos biológicos del camarón", por parte de Eloísa Herrera Valdivia y Juana López Martínez, también de Cibnor Guaymas.

Según información proporcionada por el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, la importancia del tema radica en que las actividades primarias, aquellas relacionadas con la producción de alimentos, como la pesca y la acuacultura, serán seriamente afectadas por el cambio climático al modificarse la estructura nutritiva de los ecosistemas y los patrones naturales de distribución de las especies, la fisiología de las líneas costeras y los patrones meteorológicos regionales.