Valparaíso, Chile.- Un panorama nada alentador arrojó el último informe del “Estado de Situación de las Principales Pesquerías Chilenas”, dado a conocer por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca). En el documento se informa que ocho pesquerías están agotadas, ocho en estado de sobrexplotación y 22 en un estado de plena explotación.

Cabe destacar que por primera vez en nuestro país se definen oficialmente Puntos Biológicos de Referencia (PBR) como indicador objetivo para precisar el estado de conservación de los recursos pesqueros. De las 38 pesquerías analizadas, 22 cuentan con sus respectivos PBR que fueron determinados gracias a un esfuerzo conjunto de expertos internacionales, científicos nacionales y la Subpesca, alcanzando los mejores estándares recomendados a nivel mundial.
 
La merluza común, entre las Regiones de Coquimbo y Los Lagos, está entre los recursos que muestra un delicado estado de conservación, siendo clasificada como en estado de agotamiento o colapso. Se trata de uno de los recursos más emblemáticos de nuestro país y comercialmente muy importante para pescadores artesanales de regiones como Valparaíso, Maule y Biobío.
 
Hasta hace sólo dos años la cuota permitida de captura de merluza común para el país alcanzaba las 40.000 mil toneladas, pero para este 2015 la cuota recomendada por el Comité Científico Técnico es de tan sólo 23.000 toneladas, un 42,5 por ciento menos. Lo anterior es una consecuencia práctica de la delicada situación por la que atraviesa esta pesquería y según explica el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Raúl Súnico, “si no tomamos medidas de administración, por muy fuertes o duras que sean, de manera oportuna y sustentable, arriesgamos que en los próximos años la merluza sea muy difícil de encontrar”. 
 
Junto a la merluza, la anchoveta de la zona centro sur, la sardina española, el congrio dorado, el alfonsino y el besugo están declaradas en colapso o agotamiento. Por su parte, los recursos declarados en estado de sobreexplotación son la anchoveta del norte, el jurel, la merluza de cola, merluza del sur, merluza de tres aletas, la raya y el bacalao de profundidad.
 
Súnico explica que “estos resultados nos ponen un desafío muy importante para el futuro y como Gobierno tenemos un compromiso para recuperar nuestras pesquerías, respetando los criterios científicos para una adecuada administración, proyectar la actividad pesquera extractiva, sobre todo la artesanal o pequeña escala, y darle sustentabilidad para el futuro”.
 
Cabe destacar que todas las pesquerías mencionadas se encuentran bajo estrictos regímenes de administración que incluye la aplicación de vedas, tallas mínimas, restricción de artes de pesca, cierre de registros y cuotas establecidas por Comités Científicos Técnicos que buscan y apuntan a recuperar estos recursos.
 
Link informe: http://www.subpesca.cl/publicaciones/606/w3-article-87256.html