Madrid, España.- El secretario general de Pesca, Andrés Hermida, ha resaltado hoy las posibilidades que tiene en España el desarrollo de la acuicultura, al asegurar que “existen las condiciones necesarias para que esta actividad pueda crecer de forma sostenible, equilibrando la balanza comercial de los productos pesqueros, y generando empleo y desarrollo en zonas costeras y continentales”. Una actividad, ha añadido, que proporciona además productos saludables, obtenidos bajo los más estrictos criterios sociales, sanitarios y ambientales.

Como ejemplo de ese potencial, el secretario general ha destacado el notable crecimiento experimentado en la última década por la piscicultura marina, a partir de especies como el rodaballo, la dorada y la lubina, a las que se han incorporado otras, cada vez más presentes en las dietas de los españoles, como la corvina. 

Hermida, que ha clausurado hoy la Asamblea General de la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos marinos de España (APROMAR), ha resaltado también la importancia del Plan Estratégico de la Acuicultura Española 2014 – 2020, aprobado en Conferencia Sectorial el pasado mes de abril. Un Plan, ha explicado, que tiene entre sus objetivos garantizar la sostenibilidad económica, social y ambiental de la acuicultura a medio plazo, mediante el incremento de la producción acuícola y asegurar su desarrollo bajo unas condiciones que garanticen su total integración en el medio ambiente en el que se desenvuelve.

Este Plan, ha indicado, que tiene destinado un total de 211 millones de euros del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca FEMP, alcanzará, conjuntamente con la cofinanciación estatal y de las Comunidades Autónomas, una inversión total de 421 millones de euros.

LÍNEAS ESTRATÉGICAS

En este marco, ha explicado Hermida, y contando para algunas actuaciones con la financiación proveniente del FEMP, se abordarán las principales Líneas Estratégicas que se han identificado como prioritarias, para el impulso de la actividad. Esto implicará el desarrollo de actuaciones en ámbitos como la simplificación del marco legal y administrativo, la mejora de la planificación espacial, el refuerzo de los aspectos medioambientales, o la potenciación de la sanidad y el bienestar animal. 

También se impulsará la competitividad del sector a través del I+D+i, el apoyo a las herramientas de formación disponibles, la promoción de los aspectos vinculados al mercado y la mejora de la comunicación e imagen.

En esta línea Hermida ha señalado que desde la Secretaría General de Pesca se trabaja ya en el desarrollo de algunas acciones de carácter nacional, relacionadas con la simplificación del marco legal y administrativo, la planificación sectorial y la selección de emplazamientos.

Entre los trabajos iniciales puestos en marcha, ha destacado la elaboración de una Ley de acuicultura, que permitirá disponer de un marco normativo actualizado que establezca las bases para el desarrollo homogéneo de la acuicultura en España, sin menoscabo de las competencias y facultades asumidas por las comunidades autónomas.

Para ello, ha concluido Hermida, será fundamental la cooperación de todos los agentes implicados, que contarán con el apoyo necesario por parte de la Secretaría General de Pesca a través de la Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR), consolidada como el principal foro de encuentro entre Comunidades Autónomas, sector y Administración Central, y de la Junta Nacional Asesora de Cultivos Continentales (JACUCON).