Vancouver, Canadá.-  Por primera vez hay evidencia indiscutible de que las especies de los niveles más bajos de la cadena alimenticia marina están consumiendo plástico. Según un estudio del Dr. Peter Ross, jefe del Ocean Pollution Research Program en el Vancouver Aquarium Marine Science Centre, pequeños microorganismos miembros del zooplancton están ingiriendo partículas de plástico a una tasa alarmante. Esto representa un problema para toda la cadena alimenticia marina.

En un informe científico publicado en la revista Archives of Environmental Contamination and Toxicology, el Dr. Ross y sus co-autores, Jean Pierre Desforges y Moira Galbraith, informaron del hallazgo de partículas de microplástico en dos especies claves del zooplancton en el noreste del océano Pacífico: copépodos y eufáusidos. Los resultados de la investigación muestran plástico en uno de cada 34 copépodos y en uno de cada 17 eufáusidos. Esto incrementa las preocupaciones sobre las especies que dependen de estos invertebrados para su alimentación, como el salmón.

“El zooplancton representa una crítica fuente de energía en los océanos del mundo y un alimento vital para muchas especies de peces y mamíferos marinos. La mayoría de especies de salmón de alimentan principalmente de copépodos y eufáusidos durante sus estadios juveniles y adultos. La potencial transferencia de microplásticos en la cadena de alimentos, desde el zooplancton al salmón del Pacífico que los ingieren, podría ser una gran preocupación debido a la importancia del salmón en nuestro ecosistema regional” dijo Ross. “Estas partículas podrían poseer un riesgo serio de peligro físico para los animales marinos que los consumen, potencialmente podrían bloquear sus estómagos o liberar químicos en sus cuerpos”.

Los científicos estiman que los salmones juveniles en el estrecho de Georgia podrían ingerir de dos a siete partículas de microplástico por día, y los salmones adultos que retornan estarían ingiriendo más de 91 partículas por día.