Nicaragua.- En Nicaragua, la pesca de langosta representa uno de los recursos con mayor importancia comercial; durante el 2014 se exportaron 3.4 millones de libras con un valor de 54.2 millones de dólares. Esta actividad es realizada por medio de buceo asistido que ha tenido consecuencias serias en la salud de los pescadores que la practican, por la falta de entrenamiento técnico y equipo adecuado.

 

Es por ello que en el 2013, el Gobierno de Nicaragua solicitó apoyo a la FAO para contar con el asesoramiento técnico del INAPESCA en el proceso de reconversión de la pesca de langosta. Durante 2013 - 2014 se realizaron los primeros intercambios entre pescadores nicaragüenses y mexicanos en los que se compartieron las prácticas de pesca de langosta con las que cuenta México, y que han permitido el uso sustentable de este recurso.

En este año, FAO-Nicaragua renueva la cooperación, financiado a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), con el objetivo de continuar con la transición hacia mejores prácticas de captura, que permitan un mejor aprovechamiento sostenible del recurso, donde el INAPESCA participará activamente  con el intercambio de experiencias, asesoramiento y capacitación.
 
Entre las actividades previstas para este año, se ha programado la visita de pescadores nicaragüenses a nuestro país para una correspondencia de prácticas con productores mexicanos en cuanto a la comercialización de langosta viva, manejo de las artes de pesca, así como continuar con la capacitación y validación técnicas de los sistemas de pesca, así se programa un curso para la  evaluación de la pesquería de langosta, teniendo en cuenta un enfoque ecosistémico.
 
Entre los nuevos puntos de interés, por parte de Nicaragua, se establece la acuicultura como punto crucial para incentivar la generación de empleos en ciertas regiones.
 
La Delegación de personal del INAPESCA encabezada por el Director General Adjunto de Investigación Pesquera en el Atlántico, Pedro Ulloa Ramírez, fue recibida por FAO-Nicaragua, el Instituto Nicaragüense de Pesca y Acuicultura y por el embajador de México en este país, Miguel Díaz Reynoso.