Coquimbo, Chile.- El Subsecretario de Pesca y Acuicultura, Raúl Súnico y el Director Nacional de Sernapesca, José Miguel Burgos, recorrieron hoy las caletas de la región de Coquimbo, con el fin de constatar en terreno los efectos provocados por el sistema frontal que afectó gran parte del país.

Las autoridades sectoriales se reunieron en Caleta Tongoy con representantes del Gobierno Regional, encabezados por el Gobernador de la Provincia de Elqui, Américo Giovine, y el alcalde de Coquimbo, Cristián Galleguillos. En el balneario, uno de los más golpeados por el mal tiempo, conversaron con dirigentes de la pesca artesanal y de trabajadores de la industria de cultivo de ostiones, ambas fuertemente perjudicadas por la marejada.

Tras el recorrido, Burgos indicó que Sernapesca está trabajando junto a la Subpesca y la Autoridad Marítima en un catastro a nivel nacional, pero que de acuerdo a la información preliminar han podido constatar que la región de Coquimbo es la que registra una mayor pérdida en cuanto a número de naves parcial o totalmente destruidas.

"Hasta el momento, tenemos conocimiento de aproximadamente 167 embarcaciones a nivel nacional, pero sólo en la región de Coquimbo hay alrededor de 140 naves siniestradas. En la Caleta Tongoy, el levantamiento inicial indica que más de 80 botes fueron dañados por el oleaje, y los acuicultores de ostiones acusan pérdida prácticamente total de sus recursos y de su infraestructura", resumió el Director Nacional.

Por su parte el Subsecretario de Pesca adelantó que "esperamos que durante esta semana se afinen los catastros para definir el curso de acción para adelante. El mensaje que le dejamos a los pescadores es que los vamos a acompañar y vamos a tratar que las actividades económicas y extractivas se recuperen lo más pronto posible".

El recorrido por la región de Coquimbo se suma a lo realizado ayer en Valparaíso por el Ministro de Economía, Fomento y Turismo, Luis Felipe Céspedes, quien junto a sus pares de Obras Públicas y Transportes, se reunieron con el Intendente de esa región y dirigentes de los pescadores artesanales, para evaluar el estado de las caletas afectadas en la zona y definir líneas de acción que permitan normalizar el trabajo de los pescadores.