Madrid, España.- Por primera vez se localiza una especie de esponja carnívora, en El Seco, o banco de Chella, a 10 millas de la costa de Almería, un área marina de 2.829 kilómetros cuadrados, propuesto como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

Como resultado del proyecto LIFE+ INDEMARES, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se  ha descubierto por primera vez en aguas españolas la presencia de una esponja carnívora (Asbestopluma hipogea).

Esta especie ha sido localizada en El Seco de los Olivos, un área marina al sur de Almería propuesto como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC del Sur de Almería-Seco de los Olivos). Esta zona es un punto caliente de biodiversidad que constituye además un importante corredor de migración, así como una zona de alimentación para varias especies de grandes pelágicos, como atunes, tiburones, tortugas, ballenas y delfines, por lo es un enclave relevante para la conservación de la biodiversidad. 

El área marina  del sur de Almería-Seco de los Olivos, con una extensión de 2.829 kilómetros cuadrados localizada al sur de la península ibérica, se caracteriza por la gran productividad de sus aguas y por contener una gran diversidad de especies y hábitats marinos.

El Seco, también conocido como banco de Chella, está situado a unas 10 millas de la costa y es la que más destaca entre todas las elevaciones submarinas localizadas frente a esta costa. Debido a la influencia de masas de agua procedentes del Atlántico y del Mediterráneo, a la compleja morfología del fondo marino y a las condiciones meteorológicas del estrecho de Gibraltar, se produce en la zona costera y en el entorno de los montes submarinos el afloramiento de masas de aguas profundas, frías y ricas en nutrientes.

Estas condiciones productivas y la disponibilidad de alimento que existe en la columna de agua, hace que exista una rica variedad de comunidades y hábitats y que a esta zona lleguen ballenas, delfines, tortugas y aves marinas. También grandes depredadores de crecimiento lento, como los tiburones, son frecuentes en estas aguas. 

Es una zona en la que pueden encontrarse desde el tiburón cebra, una especie en peligro crítico de extinción, hasta más de 600 especies de diferentes grupos, como moluscos, gusanos, poliquetos, corales, peces y erizos. Además se han identificado hasta el momento más de 30 especies de aves marinas, 12 de cetáceos y 4 de tortugas marinas. 

Praderas de Posidonia oceanica en zonas someras, jardines de gorgonias, campos de esponjas, bosques de corales negros, que llegan a superar los 4.000 años de vida, corales bambú, paredes con ostras gigantes y corales blancos de aguas frías de las especies Lophelia pertusa y Madrepora oculata tapizan estos fondos marinos. Las estructuras tridimensionales que forman acogen a infinidad de organismos que encuentran en este hábitat el espacio idóneo en el que asentarse, alimentarse, reproducirse o cobijarse, aumentando considerablemente la biodiversidad en esas áreas, lo que la convierte en un lugar prioritario de conservación. 

La intensa actividad pesquera, con elevadas capturas accidentales de cetáceos y tortugas en sus artes, los altos niveles de contaminantes, y el tráfico marítimo son las amenazas más importantes a las que se enfrenta la biodiversidad del sur de Almería- Seco de los Olivos. Esta área de gran valor ecológico queda protegida a nivel europeo gracias a los resultados del proyecto LIFE+INDEMARES y con esta propuesta de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).