EEUU.- El río Piscataqua es el hogar de un nuevo equipamiento: una balsa de acuicultura que esta destinada a proveer pescado y mariscos durante las cuatro estaciones, incrementando de esta forma los ingresos de los pescadores de New Hampshire, mientras que se remueve el exceso del nitrógeno del agua.

La balsa, diseñada por un equipo de la University of New Hampshire (UNH), será el hogar de la trucha arcoíris, mejillones azules y kelp de azúcar que potencialmente tienen un valor de $70 000 por año. Este nuevo equipamiento ofrece una actualización con las respecto a las actuales balsas que se vienen usando en el río, y ayudará en el proceso de obtención de permisos por parte de los pescadores quienes vienen cultivando estas especies para los mercados locales.

Los científicos de UNH, los pescadores comerciales de New Hampshire y una fábrica colaboraron durante al menos un año para diseñar la balsa.

Diez pescadores han cultivado truchas arco iris en cuatro jaulas viejas en la desembocadura del río Piscataqua durante los últimos tres años, para su venta en el mercado local. La nueva balsa permitirá dos jaulas de 15'x15', ofreciendo más espacio para el crecimiento de las especies y mejorar la estabilidad durante los meses de invierno. La base de la balsa esta construida de polietileno de alta-densidad que es relativamente flexible.

Este proyecto es un ejemplo de la acuicultura integrada multitrófica (IMTA), mediante el cual dos o más especies que ocupan diferentes partes de la cadena alimentaria crecen en la misma área. La ventaja de emplear el IMTA sobre los métodos acuícolas tradicionales viene del hecho de que los desechos; excreciones de los peces puede ser usado como fertilizante o alimento para otras especies que crecen alrededor de la balsa.

“Vamos a poner al menos 100 líneas para mejillones y kelp para extraer el nitrógeno excretado por la trucha en la columna de agua para crear una huella neutral; dependiendo de cuantas líneas pongamos, podremos ser capaces de remover más nitrógeno que el excretado por la trucha” dijo Michael Chambers, especialista en acuicultura de UNH.