Noruega.- El conocimiento y la buena higiene son las medidas más importantes en la lucha contra la bacteria Listeria, en las instalaciones de producción y en la cocina. La bacteria Listeria puede causar graves enfermedades de origen alimentario (listeriosis) en las personas con un riesgo particular, especialmente los bebes, los ancianos débiles, las mujeres embarazadas y sus fetos, y en las personas inmunodeprimidas.

Los adultos sanos no desarrollan, normalmente, listeriosis aun si ellos consumen alimentos que contienen la bacteria Listeria. Esta bacteria es conocida debido a que representa un desafío en la producción de alimentos por largo tiempo. La bacteria Listeria esta ampliamente distribuida y puede ser hallada en agua dulce, agua de mar, suelo, vegetales, lodos de depuradoras y en los excrementos de animales y personas libres de síntomas. La bacteria puede estar presente en los ambientes de producción, por ejemplo un equipo desgastado que es difícil de mantener limpio.

La bacteria Listeria es robusta

Ellas no son dependientes del oxígeno para su crecimiento y eventualmente continúan creciendo durante, por ejemplo, el vacío. Ellas pueden crecer a temperaturas entre -1.5 y +45 oC, y pueden sobrevivir si se congela. La bacteria también sobrevive en ambientes altamente ácidos y alcalino, y en relativamente altas concentraciones de sales. Es por esto que una buena higiene es esencial con la finalidad de prevenir la Listeria en los locales de producción y la cocina. La bacteria será eliminada por el tratamiento térmico normal de la comida.

“Para los consumidores, es importante que los alimentos sean almacenados en un lugar suficientemente frío y no mantenerlo después de la fecha de caducidad” dijo Bjørn Tore Lunestad, científico principal de NIFES.

En el año 2014, NIFES evaluó 58 productos de mar importados y 140 muestras de peces pelágicos noruegos para determinar la presencia de Listeria. Ninguna de las muestras dio positivo.