España.- Dar respuesta a la demanda de automatización y reducción de los costes de implementación de los programas de seguimiento de la calidad microbiológica de las aguas es el objetivo general del proyecto RAMICA, una iniciativa que echaba a andar a finales de octubre con la participación del Centro Tecnológico del Mar-Fundación CETMAR y que se prolongará hasta junio de 2018.

Los socios de RAMICA pretenden desarrollar una boya de funcionamiento autónomo con capacidad para la toma de muestras a diferentes niveles y para el análisis de parámetros microbiológicos in situ y en tiempo real. El equipo será alimentado a través de paneles solares y la información estará disponible en el momento para facilitar la toma de decisiones ante cualquier eventualidad.

El innovador dispositivo será apto para diferentes usos, como la monitorización de aguas residuales urbanas e industriales, el seguimiento de la calidad de las aguas de baño tanto continentales como marítimas y en los programas de seguimiento derivados de la aplicación de la Directiva Marco del Agua y de la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina.

Con el desarrollo de este sistema robotizado, el consorcio RAMICA pretende además cumplir un segundo objetivo, como es incrementar la presencia de tecnología española en un mercado ocupado en su práctica totalidad por productos importados, contribuyendo así a mejorar el balance importación-exportación en el sector de la tecnología ambiental.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 1,1 millones de euros, está coordinado por el Centro de Investigaciones Submarinas S.L. Por parte del Centro Tecnológico del Mar está implicada su Unidad de Tecnologías Marinas. Universidade de Vigo, InDrops Laboratorio, JMP Ingenieros y Fundación PRODINTEC colaboran también en esta iniciativa, que cuenta con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad.