Brasil.- La profesora Maria da Conceição Freitas Santos brindó la conferencia "Bancos genéticos selvagens e cultivados de peixes nativos" durante el VI Encontro de Negócios da Aquicultura da Amazônia (ENAq/2015).

Vinculada con el Grupo de Pesquisa Laboratório de Genética e Evolução Animal, del Instituto de Ciências Biológicas (ICB), la profesora Maria da Conceição Freitas Santos recolectó muestra de grab parte de la Cuenca Amazónica, comprendiendo 21 localidades que van desde Foz do Rio Amazonas hasta el municipio de Tabatinga, principalmente en los ríos del margen derecho.

Fueron analizados 604 individuos por cada localidad, con un promedio de 20 a 30. La profesora dijo desconocer algún trabajo de investigación con el mismo alcance.

Según Maria Santos, los estudios se centran en los peces silvestres, resultando la generación de padrones y medidas referenciales para los estudios de las poblaciones criadas e cautiverio. Para ella, es imposible obtener el levantamiento preciso sin conocer el comportamiento de los peces en la naturaleza.

“Desde un punto de vista económico, los datos generados en el contexto de la genética son importantes para orientar al piscicultor en cuanto a la salud, implicando una resistencia al cambio ambiental, desarrollo cualitativo, disminución de los patógenos, entre otros factores” dijo la científica.

“En este sentido, la variabilidad genética es un factor clave para que este productor conozca y evalúe el potencial de las especies y la supervivencia con respecto a los cambios ambientales” indicó la científica. De acuerdo con Maria Santos, la variabilidad genética permite el mejoramiento genético, volviendo a los peces mejores y de calidad.

Maria Santos afirmó que cuando hay una investigación de determinado pez, siempre hay una contextualización de la explotación histórica en la Amazonia. La científica citó a las especies locales como el tambaqui y pirarucu como ejemplos y otros peces que siguen la misma ruta son el matrinxã y el jaraqui.

“Cuando se estudia un individuo en la naturaleza con acceso a determinadas informaciones, de cierta forma, estamos, indirectamente, ayudando para que el cultivo se vuelva un aliado para la conservación de las especies” resalta Maria Santos.

Para la científica, existe interés para que el cultivo y la producción aumenten y, con esto, se minimice los impactos de las poblaciones naturales. “De ahí la importancia de la acuicultura en nuestro Estado: riqueza, empleos y renta” concluyó Maria Santos.

Fuente: UFAM