Lima, Perú.- El Perú tiene un enorme potencial para lograr una importante producción de especies acuícolas, pero es necesario trabajar en investigación y capacitar a los productores. De esta manera se puede lograr el desarrollo de esta actividad, señaló el vicepresidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Asociación de Exportadores (ADEX), Henry Quiroz.

“Tenemos que identificar ecosistemas en función a los cultivos, ubicar que tipos de cultivos tenemos y cuáles son sus posibilidades a corto, mediano y largo plazo. El Perú es un país rico en recursos naturales, pero se necesita investigación para poder identificar sus potencialidades y saber a qué mercados pueden exportarse determinados productos”, manifestó.

Con ese objetivo, ADEX y el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (SANIPES), vienen trabajando en conjunto para identificar potenciales productos y posibles nichos de mercado. De esta forma se busca que productos acuícolas y pesqueros lleguen a nuevos mercados, como países de la Unión Europea, China, Rusia, Estados Unidos, Brasil, entre otros.

“Estamos construyendo una matriz producto-mercado, con la finalidad de explotar los productos pesqueros peruanos y llevarlos a destinos nuevos. El enfoque inicial era trabajar solo con producción acuícola, pero también tenemos que velar por las especies ya posicionadas como pota, calamar, perico, merluza, entre otros”, manifestó.

La exportación de productos acuícolas alcanzó US$ 140.1 millones en los primeros nueve meses del año, lo que indica una retracción de -13.5% respecto al mismo periodo el 2014. Henry Quiroz indicó que esta situación se explica por factores externos, como el cambio de temperatura del mar peruano.

En el caso de las conchas de abanico, uno de los principales productos acuícolas que Perú exporta, se alcanzó US$ 26.6 millones de enero a septiembre del 2015, cayendo en -32.3%. Esto debido básicamente a cambios de temperatura como la ocurrida en Sechura, Piura, con la subida de las ondas Kelvin, que llegó a 24 grados y que afectó seriamente la producción.

Por su parte, la exportación de langostinos retrocedió en -12.05%, alcanzando la suma de US$ 101.8 millones en los primeros nueve meses del año. “El mercado se ha retraído, en el caso de los langostinos hubo un incremento grande de producción en otras zonas, como en el Golfo de México por ejemplo, eso originó que bajen los precios y la demanda”, informó Henry Quiroz.

Fuente: ADEX