La Paz, México (Agencia Informativa Conacyt).- Científicos del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), en colaboración con homólogos japoneses, experimentan con tecnología de acuaponia —un sistema de producción de alimentos que combina el cultivo de peces y vegetales— para adaptarla a las condiciones climáticas extremas del desierto bajacaliforniano y diversificar así los cultivos de la región.

El ingeniero en Biotecnología acuícola y director de BoFish, una organización que colaborará en la investigación por su amplia experiencia en la práctica, Carlos León Ramos, detalló que el proyecto está orientado a desarrollar la resistencia a la salinidad de algunas especies de plantas comerciales mediante la genética vegetal y generar manuales de manejo de esta tecnología en climas áridos.

“Falta mucha investigación porque la mayoría de las plantas comerciales no tolera la salinidad; lo que se está buscando es que las plantas comerciales como albahaca, lechuga, apio, todas estas puedan adaptarse un poco a la salinidad, puesto que es un tema de seguridad alimentaria. En los países desérticos hay muchos pozos que están salinizados y abandonados porque no son viables para la producción agrícola”, comentó.

La investigación que se está llevando a cabo en el Parque de Innovación Tecnológica del Cibnor, BioHelis, tendrá una duración de cinco años con la opción de prolongarse por más tiempo debido a que esta tecnología es de suma relevancia para la seguridad alimentaria.

El doctor Juan Larrinaga Mayoral, investigador del Cibnor, miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) e integrante del proyecto de acuaponia, adelantó, dentro del programa Tiempo de Ciencia del Cibnor, que el proyecto de investigación de acuaponia revolucionará el cultivo de alimentos en zonas áridas.

“Existe una armonía entre la parte japonesa y la parte mexicana de este proyecto, por lo que estamos seguros de que alcanzaremos el éxito antes de los cinco años que nos hemos planteado como meta. Afortunadamente, y es para mí un orgullo decirlo, en nuestro centro contamos con la capacidad de lograr que este proyecto nos permita llegar al objetivo (...) generar una aplicación útil para la sociedad y que, por otro lado, nos remonta a lo que siempre hemos mantenido como espíritu de trabajo en Cibnor: la sustentabilidad transformada en tecnología para la producción de alimentos y el beneficio de la sociedad”, comentó.

Las investigaciones se realizan a través de fondos provenientes del programa de Cooperación en Investigación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo Sostenible (SATREPS) promovido por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA, por sus siglas en inglés), en colaboración con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

¿Qué es la acuaponia?

La acuaponia está inspirada en las técnicas aztecas de producción de peces y vegetales utilizadas en el lago de Texcoco, en las que mediante las chinampas aprovechaban las excretas de peces y las microalgas para nutrir los cultivos vegetales, como el maíz, que sirvieron de filtros del lago hace varios siglos.

Es un sistema que combina la producción de peces o camarones y plantas mediante la recirculación del agua, ahorrando una gran cantidad del líquido y aprovechando los nutrientes que se producen en la acuicultura; el agua que se usa para cultivar peces y los desechos de estos se trasladan a los sistemas de cultivo vegetal para alimentar la planta, generando un balance de nutrientes.

Existe una gran variedad de diseños acuapónicos que están basados en una de las cuatro tecnologías más utilizadas en la agricultura protegida: sustrato, película nutritiva, raíz flotante e hidroponia.

Datos del Cibnor indican que estos sistemas ahorran hasta 90 por ciento del agua que se utiliza en la agricultura tradicional, es decir que solo se consume 10 por ciento del líquido en las plantaciones. Además han comprobado que las instalaciones de media hectárea son las de mayor eficiencia, alcanzando una producción promedio de una tonelada de peces por siete de vegetales. A pesar de que el sistema adquiere un grado considerable de aislamiento del entorno natural, factores externos como la radiación solar, temperatura e incluso fenómenos naturales como los ciclones y huracanes representan un riesgo.

Entre otras ventajas, la acuaponia prescinde de pesticidas, reemplaza el uso de fertilizantes comerciales por las excretas producidas por los peces dentro del sistema y descarta el arado de tierra; las instalaciones son herméticas, por lo que están libres de una gran cantidad de organismos dañinos; y la producción de peces y vegetales es de mayor calidad.

Agricultura en Baja California Sur

En Baja California Sur, los productores agrícolas han tenido mayor disposición para implementar sistemas de producción acuapónicos, a pesar de que en un principio se mostraron escépticos sobre la producción de alimentos que se genera en una instalación de media hectárea con esta tecnología, en comparación con grandes extensiones de tierra destinadas a la agricultura tradicional.

“En Baja California Sur comenzamos el año pasado con sistemas de acuaponia y ha sido muy aceptado básicamente por hacer más eficiente el uso del agua, de la energía, de los desechos, de las materias primas, es decir, no hay ningún desperdicio en el sistema y en estos lugares en donde hay escasez de esos recursos adquiere más relevancia”, comentó León Ramos.

BoFish ha promovido la instalación de los únicos siete sistemas acuapónicos en la entidad: tres en el municipio de Los Cabos y dos en La Paz, que producen peces tilapia con plantas de agua dulce, y dos en Comondú, que producen camarón en combinación con plantas de agua salada.

“En el caso del cultivo convencional del tomate se tiene un rendimiento de 40 a 60 toneladas por hectárea y con estos sistemas se logran 550 toneladas con un consumo de 60 litros por kilogramo a diferencia del cultivo convencional que estamos hablando de casi mil 500 litros por cada kilogramo, entonces, el rendimiento del agua se nota mucho y es más que nada porque la planta tiene todos los nutrientes”, detallo León Ramos.

La Comisión Nacional de las Zonas Áridas (Conaza), dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), informó que la acuaponia es una opción que fortalece la seguridad alimentaria en zonas áridas. Actualmente está incluido dentro del programa de desarrollo de la región 1 del país, integrada por Baja California, Baja California Sur y Sonora.

“En un desierto como el de Baja California Sur, que es el estado más árido del país, la acuaponia nos puede llevar a activar puntos económicos de alta pobreza y marginación. Esta tecnología ha venido activando una serie de comunidades que estaban marginadas y tenían problemas de salinización en sus pozos, hoy tienen una nueva opción de producción (...) al estar produciendo peces y plantas, te das cuenta que en pequeños espacios puedes lograr un alto impacto económico y de generación de empleos”, comentó Felipe González Díaz, representante de la Conaza en Baja California Sur.

Reactivación económica

En el ámbito económico, la acuaponia representa una actividad de gran importancia, ya que constituye una fuente de empleo, una fuente de divisas y en mediano plazo puede contribuir a la disminución de la importación de peces tilapia.

Datos del Cibnor indican que uno de los principales impactos en la economía sería reducir la importación de más de 39 mil toneladas de tilapia (vendido como ‘blanco del Nilo’) procedentes principalmente de China.

La Secretaría de Pesca y Acuacultura del gobierno de Baja California Sur (Sepesca BCS) informó que están trabajando coordinadamente con las instancias federales para fortalecer los proyectos de acuaponia en las zonas rurales de la entidad, con el objetivo de diversificar la generación de alimentos y disminuir los índices de desempleo de las familias sudcalifornianas.

“Se requiere capacitar a los productores para que aprendan el manejo que se le tiene que dar al cultivo de peces y vegetales, mantenimiento a los equipos e infraestructura que se requiera, principalmente tendremos que generar grandes programas de capacitación y asistencia técnica permanente”, agregó Fernando García Romero subdirector de Sepesca BCS.

La acuaponia es un sistema de producción de alimentos que puede cubrir las necesidades alimentarias de la población que cada día aumentan de forma exponencial, de una manera sustentable, en zonas áridas.