Panamá.- Un equipo de investigadores, de  la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) y del Instituto de Investigaciones Científicas (INDICASAT-AIP), pondrán en marcha el proyecto “Desarrollo de marcadores y aplicación de marcadores de DNA ambiental para el monitoreo, valoración de la diversidad genética y detención de especies invasoras con diferentes estrategias de dispersión”; el cual se dio a conocer recientemente, durante una reunión en la sede principal de esta entidad gubernamental.

Este proyecto,  será auspiciado por la Secretaria de Nacional de Ciencia y Tecnología (SENACYT) y apoyado por la ARAP,  por un periodo de 24 meses. Tendrá como investigador principal al Dr. Edgardo Diaz Ferguson, Co-Investigador 1, el  Dr. Omar López; ambos del INDICASAT y el Co-Investigador 2, el Licdo. Marco Mendizabal, Director de Investigación y Desarrollo ARAP.

El objetivo principal es desarrollar la metodología de identificación de especies invasores y  la valoración de la diversidad genética  de cuatro especies, que son: el sargento (Cichla ocellaris), la tilapia (Oreochromis sp), el lirio de agua (Zantedeschia aethiopica) y la lechuga de agua (Pistia stratiotes), las cuales ya han sido reportada en distintos lagos y lagunas de nuestro país, como bayano, la Alajuela, Gatún, San Carlos, la Yeguada, el lago de Volcán.

La metodología consistirá en la aplicación de herramientas moleculares que permitan la estimación de número de individuos  presentes en área determinada con diferentes estrategias de dispersión, debido a la detección de la presencia de células y fluidos expuestos en el medio acuático. Además, Panamá será el primer país en desarrollar esta metodología en aguas tropicales.

El Dr. Díaz Ferguson, científico del  INDISIACAT- AIP, dijo que  es una técnica nueva que consiste en la detención de los fragmentos de DNA en componentes no vivos del medio ambiente como: agua, suelo y sedimentos.

“Nos permiten detectar estos animales en etapas tempranas de invasión para poder así controlar sus poblaciones, también contempla el estudio  de las diversidades genéticas en estos puntos. Lo cual nos permitirá conocer la capacidad adaptativa de estas especies y utilizar los datos como un control”, explico,  Díaz.

El Licdo. Mendizabal, indicó que  es necesario caracterizar las especies de acuicultura de nuestro país, principalmente los alóctonos (tienen su origen en un lugar diferente), como también poder relacionar datos de producción con las distintas líneas genéticas que manejan nuestras estaciones experimentales, agrego también las utilidades de  las herramientas moleculares sobre la gestión de la pesca y el desarrollo para esta técnica de cultivo.

También destaco otras aplicaciones sobre el uso de herramientas moleculares en organismos acuícolas y recursos de pesca como: selección asistida por marcadores moleculares,  bioseguridad, diagnostico de enfermedades, identificación taxonómica, diversidad genética,  evolución, filogenia, trazabilidad, bioprospección, filogeografía, identificación de stock.

Fuente: ARAP