Australia.- Científicos australianos han obtenido una subvención de $1.7 millones para ayudar a desarrollar la industria del cultivo de pepino de mar en Papúa Nueva Guinea.

Paul Southgate, profesor del agricultura tropical sustentable en la University of the Sunshine Coast será uno de los investigadores que tomará parte en el proyecto. Él ha estudiado la sustentabilidad de la acuicultura en Papúa Nueva Guinea por cinco años, y esta nueva fase probablemente tomará cinco años adicionales, informó el medio ABC.

Según Southgate, el mayor problema con la industria fue la sustentabilidad, especialmente en términos de sobrepesca. En el año 2009, el gobierno de Papúa Nueva Guinea introdujo una moratoria a la extracción de pepino de mar, en un intento de recuperación de las poblaciones.

“Hasta el 2009 había una pesquería anual para los pepinos de mar,  y este fue el clásico ciclo de auge y caída” destacó Southgate.  “Estos animales que viven en aguas poco profundas, son muy accesibles, muy vulnerables a la sobrepesca”.

Poner fin a la sobrepesca

Southgate indicó que si a un pescador se les da permiso para reiniciar la recolección de pepinos de mar, ellos necesitan un método para determinar su procedencia (silvestre o cultivo).

Él y otros investigadores vienen trabajando en formar para marcar los animales, que vienen siendo cultivados y que podrían venderse legalmente.

“Si les das a las personas permisos para el cultivo de un animal y luego exportarlo, pero no les das permiso de recolectarlo de la naturaleza, la primera pregunta que pensamos es ¿Cómo sabemos que lo que ellos cosechan y exportan proviene de la acuicultura?” manifestó Southgate.

“Estamos haciendo investigación sobre las formas en que podemos marcar los animales que son cultivados y producidos en un hatchery, y distinguirlos de los animales recolectados en la naturaleza” destacó el investigador.