San José, Costa Rica.- El Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), con el apoyo técnico de la FAO, realizarán un diagnóstico que permitirá planificar el desarrollo ordenado de la actividad acuícola en el país.

Se trata de un estudio que se realiza por primera vez en Costa Rica. A partir de la información que se recopile, se impulsará un proceso tendiente al desarrollo sustentable de los cultivos acuícolas.

Según la FAO, la planificación espacial para establecer zonas dedicadas a la acuicultura, la selección de sitios y el diseño de áreas de manejo acuícola, deben considerar los objetivos de desarrollo sustentable.

“Propiciamos una estrategia para la ordenación integrada de los recursos naturales usados en la producción acuícola, porque permite que se consideren simultáneamente los objetivos sociales, económicos, técnicos, ambientales y de gobernanza de cada zona particular, para garantizar que la acuicultura de réditos sustentables al país”, comentó Octavio Ramírez, Oficial a cargo de la Representación de FAO en Costa Rica.

El diagnóstico permitirá también verificar la condición actual de la actividad acuícola, con el fin de conocer los retos y desafíos existentes, para mejorar la actividad de manera integral, con la participación de todos los actores involucrados.

“El país no debe descuidar la producción acuícola. Se necesita desarrollar esta actividad en forma sustentable bajo un enfoque ecosistémico, porque en el país existen una cantidad significativa de pequeños productores acuícolas, a la vez importantes empresas productoras y exportadoras”, aseguró Felipe Arauz, Ministro de Agricultura y Ganadería.

Este fomento es importante, ya que la capacidad local para abastecer pescado y mariscos está comprometida, por la disminución de los desembarcos de productos pesqueros, según las estadísticas oficiales del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA).

El país necesita 83 mil toneladas métricas anuales entre pescado y mariscos para satisfacer las necesidades de los consumidores nacionales (en términos de peso entero o vivo).

Anteriormente, los desembarcos pesqueros abastecían el país, pero factores como el aumento en el consumo per cápita de pescado, las exportaciones de productos acuícolas y pesqueros; el crecimiento de la población y la disminución de la pesca comercial y artesanal, conducen a que el país necesite producir más pescado y mariscos por medio de la acuicultura. En poco más de una década, los desembarcos pesqueros han tenido una reducción del 46% del abastecimiento de pescado marino en Costa Rica.

Según datos del PIMA, el consumo per cápita es de 7.2 kg por año de pescado sin incluir los enlatados, camarones ni mariscos. Sin duda alguna, la brecha entre el consumo nacional de pescado y mariscos, y la producción neta de productos acuícolas y pesqueros continúa creciendo día con día, situación que genera grandes posibilidades para el desarrollo de la acuicultura continental y marina en el país, como una alternativa productiva que venga a suplir el déficit de recurso pesquero de extracción.

“El diagnóstico sobre la actividad acuícola nacional, permitirá determinar y cuantificar el estado actual de la actividad, sus limitantes para el fomento y sus oportunidades de crecimiento, por cuencas hidrográficas según regiones, de tal modo que este diagnóstico sea la línea base sobre el cual se evalúen los avances del Plan Nacional de Desarrollo Pesquero y Acuícola, en lo concerniente a este subsector pesquero”, declaró Gustavo Meneses, Presidente Ejecutivo de INCOPESCA.

Especies Cultivadas en Costa Rica

Meneses enfatizó, acerca de la importancia de la acuicultura continental y marina como un motor de desarrollo en las regiones del país, donde ha sido impactado en el mejoramiento de las condiciones socioeconómicas y de la calidad de vida en las comunidades rurales.

Las especies más producidas en el país son, la tilapia, la trucha y el camarón. Otras especies que se cultivan son el pargo, las ostras, el “pez gato” y los langostinos de agua dulce. La producción de tilapia se estima en 24 mil, la trucha en 773 toneladas, y los camarones en 3 mil toneladas métricas anuales.

Las otras especies, muestran producciones menores, pero destaca el potencial de crecimiento de la maricultura en el país, en particular, con la producción de pargos y ostras, como el caso de los cultivos de pargo, con la ventaja que ya existe un mercado establecido a nivel nacional.