Brasilia, Brasil.- La acuicultura brasileña ha crecido de forma considerable en las últimas décadas, gracias al mercado interno, disponibilidad de granos para los piensos, amplio territorio, disponibilidad hídrica, áreas favorables para la construcción de estanques, y el clima tropical.

El Instituto de Estudos Avançados Universidade de São Paulo (IEA/USP) organizó en Sao Paulo, el seminario  “Aquicultura: Desafios e Oportunidades para a USP na Revolução Azul Brasileira”. Uno de los conferencistas del evento fue el presidente de la Comissão Nacional de Aquicultura da Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA), Eduardo Ono, que habló sobre el estado de la actividad acuícola en el Brasil.

“El instituto de la USP quiere debatir la integración, con los diversos activos de investigación para el desarrollo del sector y de los productores acuáticos, con foco central en las políticas públicas” declaró Ono al medio Canal do Productor.

Según Ono, la USP es una de las grandes referencias brasileñas en la acuicultura, con una gran base científica y ahora realizando un estudio estratégico. “El evento es una oportunidad para debatir sobre la acuicultura en el país, que, a pesar del potencial, algunos obstáculos impiden el desarrollo pleno: falta de competitividad y de mayor organización de los productores, no hay políticas públicas efectivas para el sector y no tiene el apoyo del gobierno” destacó Ono.

De acuerdo con el presidente de la Comisión, el gran problema para el crecimiento de la actividad es la baja competitividad y la falta de tecnología. “Hoy Brasil tiene mucha ciencia y casi nada de tecnología. Es como si fabricamos las piezas de un automóvil y no lo construimos. Precisamos el montaje y el desarrollo de tecnología para traer la competitividad”. 

Ono destaca que la ciencia que se realiza en Brasil es beneficiosa, sin embargo, el retorno es pequeño y no está dirigida directamente para la sociedad. “En la acuicultura, infelizmente, las actividades de I&D están equivocadas. Hoy la ciencia y tecnología en el sector acuícola no están conectados y no agregan valor” finalizó.