Mar de Plata, Argentina.- El Intendente del Municipio de General Pueyrredón Dr. Carlos Fernando Arroyo recibió en su despacho a las autoridades del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, a fin de interiorizarse acerca del proyecto de creación del Centro de Investigación  y Desarrollo de la Maricultura (CENIDMAR) en el predio fiscal denominado U.T.F Playa Dorada.

El director del INIDEP Dr. Otto Wöhler, junto con el Director de Información, Operaciones y Tecnología Lic. Raúl Reta y el Jefe de Programa Maricultura y Biología Experimental Dr. Eddie Arisatizabal le comunicaron al Jefe Comunal la importancia de la aprobación por parte del Honorable Concejo Deliberante del expediente 2001-D-2015 por el cual se otorgará al CENIDMAR, un permiso de uso y ocupación del espacio ubicado en ruta 11 sur Km 14,5. El proyecto ya cuenta con dictamen favorable de la Dirección de Unidades Turísticas Fiscales, el área Legales del Ente de Turismo y de la Comisión de Obras y de Legislación del HCD.

En concordancia con la Política Nacional para el Desarrollo de la Acuicultura, el INIDEP propone avanzar a una escala piloto-comercial en las investigaciones que desarrolla desde 1994 en su sede de la Escollera Norte del Puerto de Mar del Plata, mediante la construcción de este centro. Los avances logrados en las metodologías de cultivo en el Instituto hacen imprescindible el cambio hacia una escala mayor que dé respuestas al sector productivo, con resultados transferibles para el sector privado. Debido a que las instalaciones del INIDEP resultan insuficientes para tales fines, es de capital importancia la construcción del CENIDMAR, que permita la transferencia y capacitación de las metodologías de cultivo a los futuros inversores privados, no solo en el territorio de Gral. Pueyrredón sino también en el ambiente provincial y resto de las provincias en el litoral marítimo.

“La idea es perfecta”, afirmó el Jefe Comunal y se comprometió a interceder ante el Concejo Deliberante para la aprobación de la concesión de tierra, ya que considera que es un paso importante también en el cuidado del mar argentino y en la llegada de la ciencia a los jóvenes.  Asimismo, consideró que el desarrollo poblacional dificulta cada vez más el mantenimiento de los recursos: “Por lo tanto, la alimentación es un tema clave y hay que buscar alternativas”.

El Dr. Wöhler aclaró que “la Maricultura es un complemento, no compite con el recurso marítimo” y confió que la elección de este predio abandonado desde hace varios años “permite acceso a buena calidad de agua, electricidad, servicios y la cercanía con  la ciudad por Ruta 11”.

En cuanto al impacto ecológico, las autoridades confirmaron que no se trata de una construcción invasiva al medio ambiente, por el contrario, contribuirá a su mejoramiento “a través del trabajo de recirculación de agua, es decir, se reutilizará el recurso por medio de diferentes filtros, con procesos biológicos y mecánicos”.

Por último, en lo que refiere a la Maricultura y los desarrollos llevados a cabo en el INIDEP, el Dr. Aristizabal comentó que “un poco más de una década pretendemos desarrollar todas las etapas necesarias para el desarrollo de la maricultura a nivel local. Actualmente tenemos muchos avances a nivel laboratorio y por lo tanto aún no se puede realizar una transferencia de tecnología al sector privado. El CENIDMAR nos permitirá tener un área productiva y de aplicación y otra de transferencia y educación, denominado Centro de Interpretación”.

La inversión

La propuesta de creación del Centro de Investigación y Desarrollo de la Maricultura en el predio de Playa Dorada, presenta una inversión inicial aproximada de primera etapa de $31.350.000 en cuatro años, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este predio, ubicado a 22 km al Sur de INIDEP, es el lugar ideal para la instalación de este Centro, ya que cuenta con varias hectáreas para la construcción de los estanques, los edificios y los sistemas de agua de mar. Las particularidades características del sitio, dotado de inmejorables condiciones marinas y con instalaciones en relativo buen estado, fueron decisivas a la hora de evaluar la radicación del CENIDMAR.

El Centro, dependiente del INIDEP, tendrá por objetivo desarrollar, investigar y transferir la tecnología de cultivo de organismos marinos, así como la formación de recursos humanos y la difusión mediante cursos y actividades educativas hacia la comunidad. En el corto plazo, se espera que el CENIDMAR pueda establecer Unidades de Producción Mínima Rentable (UPMR) en base a costos productivos locales para el cultivo de especie de interés comercial, que permitan la inversión de capital privado y el consecuente desarrollo de puestos de trabajo directos e indirectos en la región y el país.

Además de la infraestructura requerida para el funcionamiento del CENIDMAR, el proyecto contempla el cuidado y mantenimiento del predio a través de la parquización y forestación, iluminación y alambrado del mismo, así como la reutilización de las construcciones existentes. La construcción constará de una estación de bombeo, un área de cultivo y mantenimiento de organismos marinos bajo techo y en el exterior, un área de producción de alimento vivo, un área de oficinas y laboratorios, un taller/garage y depósitos. La protección del ambiente está garantizada por el propio sistema de cultivo, el cual utiliza la tecnología de recirculación y tratamiento de efluentes, a los efectos de emplear la menor cantidad posible de agua y devolver la misma al mar en las condiciones de calidad original. El presente proyecto plantea el aprovechamiento de las instalaciones existentes, adecuándolas a las nuevas funciones, y adicionando las construcciones y superficies necesarias para cumplir con los objetivos previstos. Además, la amplia extensión del predio habilita la posibilidad de expansión y la adición de futuras actividades en el Centro.

En etapas posteriores estimadas en una duración de ocho años, se espera completar la totalidad de la infraestructura del CENIDMAR, para su funcionamiento pleno.