Chile.- El nuevo centro de cultivo permitirá apoyar a pescadores artesanales y buzos mariscadores de la Región de Coquimbo en la producción de semillas de recursos bentónicos y algas, capacitándolos en herramientas técnicas y emprendimiento.

Se trata de la iniciativa piloto "Diseño y habilitación del hatchery para producción de recursos invertebrados bentónicos y algas", financiada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), a través del Fondo de Administración Pesquera (Fap), que consideró recursos por 45 millones de pesos para la construcción de un centro de cultivo integrado. Proyecto desarrollado de manera conjunta por académicos de la Universidad de Los Lagos y la Federación de Pescadores Artesanales y Buzos Mariscadores Independientes de la Región de Coquimbo (Fepemach F.G), que les permitirá a los usuarios de las áreas de manejo aprender tecnologías de cultivo de especies de importancia económica, incentivando la diversificación de sus actividades.

Javier Chávez, Director Zonal de Pesca y Acuicultura de las Regiones III y IV, explicó que esta propuesta de diversificación acuícola apoyada por el Fap "viene a fortalecer el repoblamiento y la capacidad productiva de distintas especies a través de la habilitación de este centro piloto de producción de recursos bentónicos y algas, alternativa innovadora y de carácter sustentable que beneficiará en forma directa a 15 organizaciones del sector artesanal -entre pescadores y buzos mariscadores- entregándoles herramientas técnicas en el proceso de diseño, implementación y puesta en marcha de hatcheries".

Para Leonardo Ocares, presidente de la Fepemach, la pronta habilitación del hatchery para recursos erizo, piure, ostiones y algas "es un gran paso para nuestra comunidad, trabajo que venimos desarrollando con autoridades públicas y académicas desde hace algunos años con otros proyectos locales, que nos han permitido adquirir experiencia y conocimiento en planificación de los procesos de cultivo de semillas, ayudándonos a tener una visión más amplia de la actividad pesquera".

El proyecto considera la ejecución de tres etapas de trabajo orientadas al diagnóstico, elaboración del diseño e implementación y equipamiento del centro de cultivo, con el propósito de complementar la oferta actual, con tecnologías que contribuyan a la conservación y el cuidado de los ecosistemas.

Fuente: Fondo de Administración Pesquera (Fap)