Lima, Perú.- Acorde con la política de protección de los recursos nacionales, el Poder Ejecutivo remitió al Congreso de la  República para su ratificación el “Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, No declarada y No reglamentada”.

Dicho acuerdo -adoptado el 22 de noviembre del 2009 en el 36° periodo de sesiones de la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), efectuada en la ciudad de Roma, Italia- fue  suscrito por el Perú el 3 de marzo del 2010.

El propósito del acuerdo, remitido al Congreso de la República el pasado 5 de mayo mediante la Resolución Suprema N° 069-2016-RE, es combatir la pesca ilegal no declarada y no reglamentada, a través de la aplicación de medidas eficaces del Estado rector del puerto, garantizando así el uso sostenible y la conservación a largo plazo de los recursos marinos vivos y los ecosistemas marinos.

Entre sus alcances se encuentra integrar las medidas del Estado rector del puerto con el sistema más amplio de controles, al igual que las actividades de control que prevengan, desalienten y eliminen la pesca ilegal.

El documento contempla, asimismo, medidas de apoyo, debiendo además intercambiarse información de manera efectiva entre entidades nacionales competentes para ejecutar el acuerdo, así como con organismos internacionales, regionales, otros Estados o la FAO.

La aprobación por parte del Congreso de la República permitirá su entrada en vigor a nivel internacional, dado que con la ratificación del Perú sumarían 25 los Estados que se adhieren al acuerdo y que es requerido  para que entre en plena vigencia.

Cabe recordar que el Perú aplica el principio de conciliación entre la conservación de los recursos pesqueros y su racional aprovechamiento responsable, garantizando el logro de la sostenibilidad de la actividad pesquera y la preservación de la biodiversidad del ecosistema marino.

Para tal efecto, a través del Ministerio de la Producción se ha reforzado el sistema de control, incrementando los puntos fijos de control y el número de inspectores para las actividades pesqueras desde la extracción, la descarga, el procesamiento, el transporte y la comercialización a nivel nacional. Se cuenta, asimismo, con equipos de última generación para el control satelital, incluso cámaras de video o sistemas de vigilancia modernos, todo ello dirigido en el caso concreto del acuerdo en mención a prevenir, desalentar  y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y su perjudicial incidencia en el comercio pesquero y la seguridad alimentaria.