Por Janneth Aldecoa
Culiacán, México (Agencia Informativa Conacyt).- La Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y el Centro de Ciencias de Sinaloa (CCS) realizan anualmente la liberación de decenas de crías de cocodrilos, como parte del programa Conozcamos y conservemos al cocodrilo de la laguna de Chiricahueto.

Se trata de cocodrilos americanos (Crocodylus acutus), que son liberados en la laguna de Chiricahueto, área natural protegida situada a 20 kilómetros al sur de la capital del estado. Cada año se convoca a escuelas de nivel básico, hasta nivel superior, a fin de concienciar a niños y jóvenes sobre la protección de la especie.

En el CCS, la actividad depende del Departamento de Formación Educativa. La vocera de dicha área, Yolanda Olivia Millán, señaló que decenas de niños participan en la actividad, misma que tiene como objetivo conocer la importancia de la conservación. “Los niños y jóvenes aprenden sobre el cuidado de esa especie. Son trasladados desde el Centro de Ciencias a la laguna de Chiricahueto y se les explica el desarrollo del cocodrilo”, comentó.

Desde hace más de dos décadas, Heriberto Salomón, comunero de El Saucito, Eldorado, recolecta huevos del cocodrilo americano en la parte sur de la laguna, los protege en la Unidad de Manejo Ambiental y espera entre 90 y 120 días para la eclosión. “Esperamos primero a que superen la etapa crítica de su desarrollo y posteriormente se realiza la liberación. En su etapa adulta los cocodrilos alcanzan siete metros de largo y un peso aproximado de 500 kilogramos”.

La actividad comienza con una charla con los asistentes. Expertos describen los cocodrilos, después reciben un pequeño ejemplar de aproximadamente seis meses de edad. Lo toman entre sus manos y comienza la etapa de preguntas y respuestas. Ahí se les explica que una vez que los huevos eclosionan, los cocodrilos son alimentados y se espera durante varios meses para su liberación.

Los peligros que enfrenta la especie, dijo Heriberto, son principalmente la cacería furtiva, por ello la importancia de las visitas de niños y jóvenes al sitio, a fin de que conozcan la especie, y además crear conciencia en ellos sobre el cuidado de esta.