Colombia.- En el marco de la Feria Agropecuaria y Agroindustrial de Barrancabermeja (Feriagro), la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) participó en el foro sobre acuicultura – pesca y las estrategias para el desarrollo regional del nororiente del país y el Magdalena Medio.

Pedro Julián Contreras, profesional de la Aunap tuvo a cargo la exposición donde se ratificó una vez más que la apuesta del Gobierno está en el campo y más en esta zona del país que se ha visto castigada por la crisis del sector petrolero.

“Colombia exporta U$40 millones en pescado hacia los Estados Unidos y nuestra ventaja comparativa con respecto a China es que podemos colocar pescado fresco en sus plazas en menos de 60 horas”, aseguró Contreras.

Durante el evento se evidenció que los productos nacionales en acuicultura y pesca son muy apetecidos y demandados por Europa y los Estados Unidos. Por esta razón el Gobierno desea potencializar la cadena pesquera del país y una de las herramientas más eficaces con la que se cuenta es la acuicultura.

Según Contreras, el planteamiento es sencillo: Betania es el mayor productor de tilapia en el país y no cuenta con un recurso hídrico tan importante como el que tiene Santander y el Magdalena Medio.

La Región Nororiental del país (Santander y Norte de Santander) tiene una riqueza hídrica muy grande superior a los departamentos de Cauca, Antioquia y Boyacá que son los mayores productores de trucha en el país.

“Santander podría sumarse a ellos porque tiene las condiciones climáticas apropiadas donde se podría sembrar trucha para exportar”, señala Contreras.

En la actualidad en el Norte de Santander están legalizados siete  granjas en Mutiscua y tres en Piedecuesta, pero la gran mayoría de los cultivos son de pequeños productores, de los cuales no se reporta producción.

El embalse de Topocoro, en Santander, tiene una de las mejores oportunidades para desarrollar el cultivo en jaulas como una agroindustria que generaría desarrollo económico y social para la región.

Se ha estimado por estudios preliminares adelantados por Fedeacua, que el embalse tendría  un potencial de producción en piscicultura entre 15.000 a 20.000  toneladas al año, que se constituiría como una fuente de demanda de bienes y servicios, convirtiéndose en una alternativa económica para la región.

Adicionalmente, en la región del Magdalena Medio existen fuentes hídricas permanentes, como el río La Miel, Negro, Carare, Opón, Cimitarra, Sogamoso, Lebrija, que posibilitan el desarrollo industrial del cultivo en estanques como se viene presentando en el Huila y el Tolima, ante la alta demanda insatisfecha del mercado de los Estados Unidos y Europa.

Igualmente, para atender el mercado nacional, se propone una estrategia de desarrollo en acuicultura a pequeña y mediana escala tal como se ha desarrollado en el Tolima. Para ello, se plantea establecer núcleos de producción por municipio. Por ejemplo, un modelo factible podría ser por municipio tener dieciséis   unidades  mínimas de producción de 2.500 m y una unidad de proceso con una inversión que no supera los 300 millones por municipio.