Bogotá, Colombia (@AUNAPColombia).- La Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, AUNAP, resalta la importancia de las estaciones piscícolas para el sector de la acuicultura en el país. Por esta razón, la autoridad trabaja fuertemente para el desarrollo de las mismas en diferentes zonas del país, como Repelón, Bahía Malaga y Gigante.  Además, siendo la reproducción de alevinos de calidad uno de los objetivos primordiales por los cuales se crearon las estaciones piscícolas, también es cierto que en los últimos años se han realizado investigaciones de gran impacto para el sector de la pesca y la acuicultura del país.

Así la estación de Gigante en Huila tiene un estimado de producción de 5 millones de alevinos con las especies tilapia roja, bocachico y capaz; el año pasado se sembraron 931.240 alevinos de bocachico en las cuencas del medio y alto Magdalena. Por su parte, la estación de Repelón tiene como meta mínima de producción 8 millones de alevinos de especies nativas y exóticas; y la estación Marina de Bahía Málaga produce 15 mil juveniles de pargo lunarejo.

Una de estas es la estación acuícola de Repelón, ubicada en el departamento del Atlántico, en inmediaciones del Embalse del Guájaro; esta es pionera en el desarrollo de transferencia de tecnología y adecuación de infraestructura para la investigación de peces nativos como bocachico, dorada y los bagres blanco y rayado. Allí, también se ha hecho la evaluación del uso de la artemia de agua dulce como alimento vivo para desarrollar cultivos masivos para la alimentación de peces de interés comercial. En la actualidad, la estación adelanta la caracterización de las cianobacterias presentes en los estanques de producción acuícola y en zonas aledañas a las jaulas flotantes (embalse del Guájaro) para determinar la toxicidad en el proceso productivo.

“De hecho Colombia es el primer país latinoamericano en realizar este tipo de investigaciones; también evaluamos la aplicabilidad de probióticos en las fases larvarias de bocachico y tilapia para optimizar el rendimiento productivo”, señaló Neil Gallardo, director regional Caribe de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, (Aunap).

Por su parte, la estación de Gigante (Huila) trabaja en la estandarización de un paquete tecnológico para la producción de alevinos de especies nativas como doncella, pataló y mojarra criolla. También se está trabajando en una caracterización de los reproductores de tilapia roja, con el objetivo de programar cruces genéticos con dicho material y así mejorar la calidad de la semilla para ofrecerles a los piscicultores de la región un producto de mejor calidad.

“En lo corrido de este año la estación ha trabajado en la implementación de dos sistemas: biofloc para levante de tilapia roja y acuaponía para la producción de mojarra nilótica con lechuga”, indicó Adriana Fresneda, coordinadora de la estación de Gigante.

En la estación marina de Bahía Málaga se están cultivando dos cepas de micro algas para la producción de zooplancton y aguas verdes en acuicultura y también se realizó una restructuración en el laboratorio de micro-algas y se establecieron normas de bioseguridad.

“Otro aspecto relevante fue haber logrado el aislamiento de un tipo de zooplancton (copépodos) para el alimento vivo de las larvas de pargo lunarejo”, indicó Harold Pérez, coordinador de la Estación de Bahía Málaga.

Sin embargo, no todo es investigación. La capacitación técnica y la transferencia de conocimientos son dos actividades que hacen parte de las acciones programadas por las estaciones. En la estación de Gigante en el Huila se realiza la transferencia de tecnología a estudiantes del SENA, instituciones educativas, universidades y en general a técnicos provenientes de todo el país, que deseen conocer sobre el tema.

Igualmente, todas las estaciones ofrecen asesoría a proyectos productivos para el establecimiento de cultivos de peces en jaulas flotantes y estanques a las comunidades de pescadores en el área de influencia.

“En ese sentido, la Aunap y las estaciones juegan un papel fundamental, pues ha dirigido su interés hacia el estudio de la producción de especies nativas de gran importancia comercial y cultural para el fomento de la pesca artesanal a través del repoblamiento y la acuicultura”, concluyó Neil Gallardo.