Chile (Fundación Chile).- Patricio Meller dijo que hay que desarrollar una inteligencia analítica acuícola y que las empresas tienen la responsabilidad de que esta industria se desarrolle en la zona. Para ello, se requiere desarrollar una capacidad científica y tecnología, más una regulación externa que la preserve.

Estos conceptos fueron vertidos en la celebración se enmarcó en los 40 años de Fundación Chile; los 20 de la Estación Experimental de Quillaipe; y la década de la empresa Aquadvise al servicio del rubro en Chile, que se realizó hoy en Puerto Varas, en una actividad que reunió a importantes actores de la acuicultura nacional.

“La acuicultura es el motor de la zona sur de Chile”, dijo el presidente de Fundación Chile, Patricio Meller, en el seminario sobre el rubro realizado hoy en Puerto Varas.

Destacó la necesidad de desarrollar una inteligencia analítica acuícola y destacó el rol que le cabe a las empresas para que esta industria se desarrolle en la zona.

En este contexto y refiriéndose a los contratiempos surgidos, dijo: “El shock del 2007 nos lleva a la reflexión, a través del aprender haciendo. Y fracasar no es malo sino que es solo experiencia. Los que no fracasan no han intentado nada nuevo. Por tanto nuestras lecciones: gran demora en controlar el virus Isa. La pregunta es: se podría haber anticipado lo del virus Isa? Por qué pensaron que aquí no iba a ocurrir?

Y planteó otras interrogantes: “Cuál es la cantidad óptima para tener por kilómetro cuadrado? Aquí hay 20 toneladas y en Noruega hay solo 12 toneladas por km2, cuál será el adecuado?

Por su parte, Marcos Kulka, gerente general de Fundación Chile ratificó que la acuicultura tomará cada día más relevancia. “La proteína no será suficiente para la población mundial y el crecimiento de la acuicultura podría cerrar un 14 por ciento de la proteína animal”. Destacó que Fundación Chile ha ido creando valor agregado en la medida que se fue exportando hasta que nació Quillaipe, y que las iniciativas de FCh marcaron un punto de inflexión para que el modelo fuera exportado a otros países.

La acuicultura es el tercer mayor sector productivo de Chile, factura más de U$4,5 mil millones y emplea más de 45 mil personas. El cultivo y la reproducción de especies acuáticas -en agua dulce o salada- es uno de los rubros con mayor crecimiento en el país en los últimos 30 años y por esta razón, el encuentro buscó festejar los avances y mirar hacia el futuro.