Ecuador.- Aproximadamente 1200 juveniles de pepino de mar (Isostichopus fuscus) fueron sembrados durante los últimos tres meses en la reserva marina El Pelado de la provincia de Santa Elena por el ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) con el objetivo de recuperar las poblaciones naturales de esta especie amenazada por la sobrepesca.

Los ejemplares de tres centímetros de longitud, producidos en los laboratorios del Centro Nacional de Acuicultura e Investigaciones Marinas (Cenaim) fueron sembrados a una profundidad de entre 8 y 12 metros en jaulas de seguimiento, elaboradas con PVC y malla, para monitorear el crecimiento y evolución de los individuos en el mar antes de liberarlos en su entorno natural. Las jaulas, además, protegen a las especies de los depredadores.

El MAGAP genera acciones que ayuden a repoblar las zonas idóneas identificadas para la siembra y repoblación de estos organismos, estableciendo protocolos para una correcta  producción de esta especie en cautiverio. “Es la cuarta siembra de pepinos de mar y para esto contamos con los permisos respectivos del ministerio de Ambiente, institución que da seguimiento a este proceso a través de su dirección provincial” dijo el subsecretario de Acuacultura, Jorge Romero.

La inserción en el mar peninsular se la realiza  luego de varios estudios realizados por el Cenaim mediante un contrato de prestación de servicios entre la Subsecretaría de Acuacultura y Espoltech EP.

Stanislaus Sonnenholzner, director encargado del CENAIM-ESPOL, indicó que hasta un 80% de los organismos sembrados sobreviven. Enfatizó además que tras el reporte biológico del Instituto Nacional de Pesca INP se determinó la escasa presencia de esta especie en esta zona, por lo que los pepinos de mar están en la lista de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

La Subsecretaría de Recursos Pesqueros declaró una veda indefinida  para el pepino de mar establecida en el Acuerdo Ministerial 24 publicada en el Registro Oficial 85 de 11 de diciembre de 1992, donde se prohíbe la captura, extracción, trasporte, procesamiento y comercialización interna y externa de esta especie.