Canadá.- El equipo de la Wave Energy Research Centre está buscando convertir los problemas en oportunidades. La acuicultura marina requiere de aguas profundas, corrientes y temperaturas constantes, ninguna de las cuales puede ser encontrado en las tempestuosas aguas del Atlántico Norte.

“Pero si te trasladas a tierra, puedes hacer el trabajo” dijo Michael Graham, quien viene trabajando desde hace una década. Las aplicaciones del agua en granjas cerradas son grandiosas, pero bombear miles de litros de agua es difícil y caro, ¿Qué clase de energía puede facilitar esto? las olas, se responde el científico.

Has escuchado de la energía solar y del viento, pero ellos desconocen que las olas tienen el poder real. “El máximo poder solar es de 200 watts por metro cuadrado. El viento es diez veces más. Un generador de olas puede producir cerca de 25,000 watts por metro cuadrado cerca a la ensenada de Lord. Y las olas están disponibles constantemente” explicó Graham.

Esta primavera, los científicos del College of the North Atlantic están trasladándose de la piscina a aguas abiertas con su bomba impulsada por la olas. “Imagine un bomba de bicicleta de 14 pies de altura flotando entre el fondo del mar y la superficie” dijo Graham. Las bombas que capturan la energía de las olas bombea el agua la costa, y el problema será resuelto. “Siempre buscamos las formas de convertir pasivos en activos” dice Graham.